Por @Alvy — 29 de Julio de 2008

Cuando la primera ameba se tragó a una bacteria viva para alimentarse, el mundo ya no fue nunca el mismo.

Ken Nealson, biólogo de la NASA
(vía José Luis Lapuente)

Compartir en Facebook  Tuitear