Por @Wicho — 28 de Mayo de 2011

El inconveniente de ser muy puntual es que generalmente nunca hay nadie allí para darse cuenta de ello.

– @josemariainigo
(Vía eCuaderno)
Aunque se le atribuye a Franklin P. Jones
quien no está claro que haya existido)

Compartir en Facebook  Tuitear