Por @Wicho — 10 de Enero de 2011

Dos estudiantes de posgrado, intrigados por la creciente cantidad de material disponible en Internet, crearon una enorme y jodida trampa, absorbieron tanto de la historia y la creatividad de la humanidad como pudieron, y lo destruyeron todo.

– Jason Scott
(onfocus vía Waxy.org)

Compartir en Facebook  Tuitear