Por Nacho Palou — 13 de Mayo de 2010

El HTC Desire ya está disponible en España en el mercado libre (499 euros) y con las operadoras Orange y Vodafone, con disponibilidad y precios según el plan contratado.

Para HTC se trata de su “buque insignia” y hace honor a su nombre. Es uno de los Android más deseados y esperados desde que se dejara ver en el pasado Mobile World Congress. Y no es para menos: es -con permiso del Nexus One y del Motorola Droid- el teléfono Android más potente y sofisticado y uno de los pocos capaces de plantar cara al iPhone sin complejos, al menos en lo que a prestaciones se refiere.

Los aspectos más destacables del Desire son la espectacular pantalla de 3,7 pulgadas de tecnología AMOLED, brillante, de gran contraste y muy nítida con una resolución de 800 x 480 píxeles y el procesador Snapdragon a 1GHz acompañado de más de 1 GB de memoria interna entre ROM y RAM. La capacidad de almacenamiento con tarjetas microSD de hasta 32 GB.

Ver vídeo: Google Earth @ HTC Desire
Google Earth @ HTC Desire [1:30 min.]

Como muestra de su capacidad el Desire puede ejecutar la aplicación Google Earth que por su complejidad hasta ahora sólo podía funcionar en los terminales más potentes, iPhone, Motorola Droid y Nexus One.

Hermano mellizo del Nexus One
Estéticamente no resulta especialmente atractivo pero tampoco disgusta. Prácticamente calca las medidas del iPhone aunque es un poco más largo y tiene una pantalla mayor. Comparte parecido con el Nexus One de Google que también es fabricado por HTC.

Respecto al comercializado por Google el Desire se distingue sobre todo por la disposición de los botones inferiores y por el trackball que, como en el HTC Legend, es óptico -más sofisticado que el mecánico del Nexus. La pantalla, uno de los aspectos que más nos gustó cuando pudimos ver en vivo el de Google, es la misma.

En la mano es cómodo. Pesa 135 gramos y es muy fácil de sostener gracias al equilibrado reparto de pesos y al acabado posterior con tacto de goma.

Durante el tiempo que lo vengo utilizando destacaría especialmente la duración de la batería, algo mayor que la de otros modelos probados. Tampoco es que sea para ponerle un monumento, pero sí marca la diferencia entre tener que tirar de cargador más tarde que pronto durante la jornada. Esto, evidentemente, depende de la intensidad de uso que cada uno haga del teléfono.

Android 2.1 con HTC Sense
La versión del sistema operativo Android es la misma que la vista en el HTC Legend, la versión 2.1 con el interfaz HTC Sense.

HTC Sense no se limita a aplicar una capa estética más elaborada y atractiva que la original de Android, sino que también enriquece las posibilidades del teléfono con funcionalidades adicionales tales como respuesta a gestos -por ejemplo, reduciendo el tono del timbre cuando se coge mientras suena- o interesantes funciones en el navegador web, como la traducción de textos o la búsqueda de términos en la Wikipedia.

Aunque en el Desire están presentes características de Android 2.1 como la capacidad multitouch con función zoom en páginas web, mapas o fotos, los efectos 3D o los fondos animados, de nuevo hay que destacar la ausencia de sus capacidades más interesantes y sofisticadas: el dictado de voz y la función de navegador GPS en Google Maps, que esperemos se habiliten en próximas versiones.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear