Por Nacho Palou — 5 de Septiembre de 2016

Exactamente así, tal y como sospechas: cortando la botella por la mitad y pegándola otra vez. La teoría es fácil, pero hacerlo bien y sin que se note el truco ya es algo más complicado — aunque factible, tal y como muestra Sam Elder en vídeo y como explica en Instructables: Golf balls in a Coke bottle.

Según explica Sam es importante cortar la botella por una de las nervaduras horizontales siguiendo el método de paciencia infinita que se explica en vídeo. También es necesario pegarla de nuevo con mucho cuidado, con algo de habilidad y, por supuesto, con el adhesivo adecuado.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear