Por @Alvy — 22 de Febrero de 2013

En LifeHacker se preguntaban ¿Cuál es el mejor consejo que te gustaría que te hubieran dado al comenzar tu carrera trabajando para una empresa?

Aunque sea triste, me pareció ver que muchos de las respuestas de la gente van en la –tristemente realista– línea de este comentario de Thorin y subsiguientes:

Me gustaría que alguien me hubiera dicho esto: que a pesar de lo duro que trabajes, lo bueno que sea tu rendimiento, lo innovador aquello que crees o lo bien que encajes en la cultura de la compañía, lo cierto es que al final del día las empresas no tienen ninguna lealtad para con los empleados. Serán capaces de despedirte con cualquier excusa y poniendo cara triste porque «hay que hacer recortes» mientras se gastan el dinero en reamueblar la oficina u otras chorradas.
100% de acuerdo. Me he encontrado con trabajo extremadamente duro para luego ver cómo me daban la patada en el culo.
Te doy toda la razón. Es de esas cosas que por desgracia se aprenden por las malas.

Algo hay que tener claro: en el estado actual del mundo las empresas están concebidas para generar beneficios para sus accionistas. Punto. Cualquier otra consideración como la responsabilidad social, hacia los empleados u otras cuestiones es algo opcional que por desgracia está fuera de los planes de la mayoría de ellas.

Momento remember: The Corporation.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear