Por @Alvy — 16 de Septiembre de 2009

En el siempre recomendable Programmable Web publicaron un artículo titulado An API That Can Tell If You’re Dead or Alive. Allí cuentan que una empresa ha puesto en marcha un servicio (a través de una API) que consiste en consultas sobre personas muertas. Básicamente basta introducir un número de la seguridad social, algo así como nuestro DNI: si la persona está legalmente muerta devuelve como valores el nombre de la persona y su último código postal conocido; si está no-muerta, entonces no devuelve nada.

Entre las muchas e inquietantes cuestiones del asunto está el tema de la privacidad, pues aunque sólo ofrece datos sobre las personas legalmente muertas –de quien podría decirse que poco podría importarles ya eso– la forma de hacerlo me resultó cuando menos… extraña. Otra detalle que me pareció impactante es que cualquiera puede comprar o suscribirse a la base de datos completa de muertos de todo el país por unos pocos miles de dólares; el servicio mencionado en el artículo original básicamente revende esa información, que es pública.

Todo esto se supone que se usa «para el bien» en sitios que requieran poder comprobar si el número identificativo de la seguridad social que está usando una persona en alguna operación legal (contratos, bancos, compras, etcétera) se corresponde con alguien ya fallecido, para evitar fraudes. Dicen que también lo usan empresas de telemárketing para comprobar que no gastan el tiempo llamando a gente ya fallecida.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear