Por @Alvy — 9 de Septiembre de 2009

La «anonimización» de los datos personales que se utiliza a veces con bases de datos personales para diversas finalidades se enfrenta a algunos problemas estadísticos interesantes. Uno que me pareció especialmente impactante, y eso que data de un trabajo del 2000, es sobre lo fácil o difícil que es re-identificar a personas reales a partir de datos aparentemente neutrales y «anonimizados».

Una experta en ese campo demostró que el 87 por ciento de los ciudadanos estadounidenses pueden ser identificados de forma inequívoca mediante sólo tres datos: su código postal, su fecha de nacimiento y su sexo. Si lo piensas de otro modo, ¿cuántas personas en tu distrito postal puede haber nacido exactamente en la misma fecha que tú y ser también hombre o mujer como tú? Evidentemente esto puede variar de país en país según el tamaño de los códigos postales y la densidad de población, pero es un buen ejemplo.

El trabajo se llama Broken Promises of Privacy y consistió en comprobar los datos pretendidamente anónimos de pacientes de un hospital con los registros públicos del censo electoral, a los que cualquier persona puede tener acceso por unos pocos dólares. A partir de ahí la autora del trabajo consiguió ese 87 por ciento de aciertos a la hora de identificar inequívocamente los nombres reales de las personas de la base de datos original.

(Vía Slashdot y más sobre el tema en Ars Technica.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear