Por @Alvy — 13 de Mayo de 2002

Un amigo me preguntó cómo reclamar unos cargos en tarjeta (viajes comprados por Internet) que él no había hecho, porque probablemente le habían «copiado» la tarjeta de algún modo. ¿Cómo es esto posible?

Ultimamente hay más fraudes con tarjetas de crédito porque los «malos» están usando un sistema llamado skimming que es básicamente un copiador de tarjetas portátil muy pequeño. En EE.UU. (creo que hace poco también en España) han detenido a camareros que lo llevan debajo de la camisa, o escondido en la trastienda, y antes de pasar la tarjeta por la caja hacen una copia rápida.

Un sistema más ingenioso todavía es instalar un skimmer de estos en la puerta de un banco o en un cajero. Los chorizos van por la noche, lo instalan encima del lector de «abrir la puerta» (o en bancos donde no hace falta en realidad «abrir la puerta») y listo. Al pasarla, la tarjeta queda copiada. También se han visto skimmers como "apéndices" de la ranura normal donde se meten las tarjetas, de modo que primero se copia y luego entra en la ranura de verdad. La revista Time Europe tiene este artículo, A New Credit-Card Scam, al respecto.

El caso es que los ladrones se hacen con una copia de la banda magnética. Allí está el número de tarjeta, caducidad, etc.

El viejo sistema de recoger tickets usados en restaurantes, papeleras, etc. también sigue siendo válido y efectivo para el fraude.

Esos números son válidos para comprar por Internet o por teléfono si tienen todos los dígitos y la fecha de caducidad (que también puede calcularse, aunque sea probando). Los ladrones pagan interesantes cantidades por listas de tarjetas válidas conseguidas de este modo.

A un compañero de piso le hicieron algo parecido pero tenían su PIN de la tarjeta, porque le sacaban dinero del cajero automático (!) Ese número como es bien sabido no está grabado normalmente en la tarjeta. Los ladrones se hacen con él mirando a la gente por encima del hombro mientras teclean en un cajero, con una cámara desde cierta distancia, y de otras formas. Luego si tienen un skimming de la tarjeta (o el número, y generan una nueva tarjeta) pueden sacar dinero del cajero sin problemas. A mi colega le «levantaron» veinte o treinta mil pesetas al mes durante todo un año sin que se diera cuenta, porque no revisaba las cuentas de su banco.

Otro sistema ingenioso en EE.UU. (en España creo que ha habido casos también) tiene que ver con ladrones que instalan un cajero automático de mentira en un centro comercial. Al meter la tarjeta, se copia. Luego, al introducir el PIN, aparece un «error de transacción temporal» y el cliente se va a otro cajero sin sospechar nada. Pero ya tienen su tarjeta y PIN. De modo que hacen una nueva copia y ya está.

Todos estos problemas, como se ve, son del MundoReal™, no de Internet. Así que ahí van algunos consejos:

  • No dejarse tickets por ahí
  • Que nadie vea tu PIN cuando lo tecleas
  • Vigilar dónde metes la tarjeta (puerta, cajero, etc.)
  • Revisar tus extractos de banco con cuidado
Si aparece el problema, de cara a reclamar, sencillamente basta con llamar a VISA o al banco contando lo que ha pasado. El 99% de las veces devuelven el dinero, sencillamente porque probablemente no han copiado la firma y eso todavía legalmente es necesario en caso de reclamaciones. Esto mismo es un gran problema para las agencias de viajes o comercios de Internet, pero tanto los comercios como VISA suelen estar asegurados.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

1 comentario

#1 — sergio fuentes olmos

en mexico,tambien se da esto de los fraudes electronicos, recien en el noticiero denunciaron una nueva modalidad (la del cajero falso que graba los datos) cometida por estos tipos que les gusta la vida facil a costa de los demas, grAcias por su sitio donde podemos exponer nuestros comentarios.