Por Nacho Palou — 8 de Octubre de 2012

The Shadowy World Of Selling Software Bugs - And How It Makes Us All Less Safe

Actualmente numerosos fabricantes de software ofrecen recompensas por localizar errores [fallos o «bugs informáticos»] en sus programas. Por ejemplo, Google ofrece como mínimo 1.000 dólares a quien encuentra un fallo en su navegador web Chrome.

Y también existen compañías que compran estos bugs a quien los descubre para vendérselos a los fabricantes [del software afectado].

Pero la verdadera pasta está en compañías que se dedican al lucrativo negocio de vender bugs a agencias gubernamentales que utilizan esa información para acceder a ordenadores y móviles de sospechosos de crímenes y espionaje. Algunas grandes empresas también hacen este tipo de compras.

Al parecer este mercado es completamente legal. Otra cosa es lo que se haga con ello. Malditos bugs.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear