Por Nacho Palou — 20 de Mayo de 2015

Aquí van tres métodos diferentes para hacer duplicados de llaves en casa, de forma artesanal y tosca pero que pueden funcionar dependiendo en gran parte del tipo de llave, de los materiales y de la habilidad de cada uno.

No todos los métodos sirven para todas las llaves y probablemente tendrás una ferretería o una zapatería o un sitio similar cerca de casa — donde te harán la copia más cómoda y rápidamente. Aunque en mi experiencia rara vez son capaces de copiar una llave que funcione bien o que haya que repasar n veces, el resultado al final siempre será mejor y más duradero.

Lo curioso de este asunto tiene que ver más bien con cómo cambia la percepción acerca de algo que parece complicado y dependiente de una máquina especial y que de repente resulta (o parece) incluso simple, primitivo hasta lo decepcionante.

* * *

El primer método —con subtítulos (no automáticos) en inglés— requiere un mechero, un trozo de plástico de una botella de refresco, por ejemplo, y unas tijeras.

* * *

El segundo método tiene algo más de artesanía y requiere algo más de maña, ya que básicamente hay que tallar una copia de la llave —a partir de la original— en una regla de plástico.

* * *

El tercer vídeo —sin narración pero con anotaciones explicativas y con música a lo Top Gun primero y a lo videojuego ochentero después— se basa en hacer un molde de la llave original, sacarla y rellenar el vacío dejado por la llave con metal fundido.

* * *

En caso de necesitar de urgencia la copia de una llave —con fines lícitos, se entiende— otra posibilidad más moderna es fotografiar o escanear en 3D la original y utilizar una impresora 3D.

Otro método es guardar una copia de las llaves en el móvil para pedir un duplicado físico cuando haga falta, un servicio que además permite enviar en minutos una copia de las llaves a otra persona que las necesite, aunque esté en el otro extremo del país.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear