Por @Alvy — 12 de Febrero de 2015

– Es para un estudio sobre ciberseguridad; ¿podrías decirnos cómo es tu contraseña de algún servicio online?
Es el nombre de mi perro y el año en que me gradué
– Ajá. ¿Y cómo se llama tu perro?
Jameson
– Y tú estudiaste en…
– Pensilvania
– ¿Y en qué año te graduaste?
– En el 2009

¿Sabes la historia del tipo que le cambiaba a la gente su contraseña por un bolígrafo y se fue de allí con una buena lista? Pues Mario me recordó hoy que en el show de Jimmy Kimmel hicieron algo parecido: una reportera dicharachera tan solo tenía que preguntar directa –o indirectamente– a la gente cuál era su contraseña. Y bingo.

Naturalmente, para que el hackeo social sea completo necesitas el nombre de usuario o el correo de la persona en cuestión; algo nada difícil de conseguir si te deja su tarjeta de visita o consigues el correo con cualquier excusa, como enviarle un premio o algo parecido.

¡Niños, no le digáis vuestras contraseñas a los extraños por la calle! ¡Aunque vayan con cámaras y micrófonos!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear