Por @Wicho — 14 de Octubre de 2020

Desde hace algún tiempo Airbus está haciendo pruebas con un avión a escala bautizado como AlbatrossONE de alas cuyas puntas se pueden desbloquear para que aleteen libremente. En las más recientes ha simulado un vuelo completo desde la partida de la puerta de embarque hasta la llegada a la puerta de destino.

Para ello AlbatrossONE, que ahora tiene unas alas de mayor envergadura que las que montaba al principio, empezó a rodar con las puntas de las alas levantadas 90º. Una vez en la pista fueron puestas a 10º para la iniciar la carrera de despegue, aunque luego fueron soltadas para mejorar el control del alabeo. En vuelo fueron bloqueadas a 0º para minimizar su resistencia aerodinámica, aunque se debloqueaban para que quedaran libres durante las maniobras o cuando había turbulencias. El aterrizaje se hizo de nuevo con las puntas de las alas a 10º y a 90º para rodar a la terminal.

El AlbatrossONE en vuelo - Airbus
El AlbatrossONE en vuelo - Airbus

Inspiradas en las alas del albatros –de ahí el nombre del avión– el tener las puntas de las alas móviles permite construir alas menos pesadas –aún incluyendo las bisagras y el mecanismo de movimiento– porque la carga que se transmite a las alas durante las maniobras o en presencia de turbulencias es menor. Además pueden ser alas más largas –las del AlbatrossONE tienen una relación 18:1 en cuanto a su longitud frente a su ancho frente a un 9:1 o 10:1 de unas alas normales– y con ello más eficientes, lo que reduce el consumo de combustible del avión y por tanto sus emisiones. El que las puntas de alas se puedan subir hasta los 90º permitiría usarlas sin ningún tipo de problemas en cualquier aeropuerto.

En cualquier caso aún falta tiempo para que veamos esto en un avión real, si es que alguna vez llega a suceder. Aunque uno de los conceptos de aviones de cero emisiones de Airbus tiene unas alas que se parecen sospechosamente a las del AlbatrossONE. Pero nunca está de más investigar ideas nuevas. Y en cualquiuer caso las puntas del ala del Boeing 777X, de hecho, se pliegan. Esto les permite ser más largas de lo normal para aprovechar la eficiencia mencionada antes y a la vez que el avión opere en cualquier aeropuerto en el que pueda operar un 777 normal. Pero no se mueven libremente.

Otra cosa será, en su momento, convencer a las personas que viajen a bordo de un avión con alas de este tipo de que no pasa nada, claro.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD