Por @Wicho — 8 de Agosto de 2018

Durante 1942 y 1943 en la costa de Irlanda se construyeron entre 80 y 90 señales con piedras en las que se podía leer Eire para que las tripulaciones de los aviones de los países en contienda en la segunda guerra mundial pudieran identificar el país, que era neutral. Y es que en aquella época de GPS, poco. Más tarde le fue añadido un número único a cada una de las señales para permitir determinar cual era, lo que ayudaba a los pilotos a orientarse mejor.

Con el tiempo esas señales fueron quedando cubiertas de maleza, y en algunos casos hasta desaparecieron las rocas que las formaban. Pero en EIRE signs of WW II hay en marcha una iniciativa para catalogarlas todas y localizar y restaurar, si es necesario, las que aún quedan. El sitio incluye un mapa en Google Maps, pues muchas de las señales se pueden ver perfectamente en las imágenes «por satélite» del servicio.

Son muy parecidas a las enormes flechas de hormigón que se usaban en los Estados Unidos como ayuda a la navegación aérea antes de la aparición de sistemas de radionavegación y de moderneces como el GPS. Algunas de ellas también sobreviven.

Descubrí su existencia gracias al tuit insertado arriba, que se corresponde con la señal de Bray Head, situada un poco al sur de Dublín y que tenía el número 8, que se intuye más que se ve abajo y a la derecha de la e final de Eire. Lo que sí se ve es un tren a punto de desaparecer en un túnel que pasa por debajo de la señal, lo que permite hacerse una idea de su tamaño.

Una solución de baja tecnología para cuando no había tecnología que solucionara el problema.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear