Por @Alvy — 3 de Enero de 2019

Son divertidas y tienen un punto entre simpático e inquietante dependiendo de cuál se trate: ÖBST: frutas animadas en 3D, una obra de Jan Elsner. La pregunta que le inspiró fue… ¿Cómo se moverían las frutas si pudieran hacerlo?

También son una demostración de que los sonidos son a veces tan importantes como las propias imágenes. El mero hecho de ver a los plátanos gruñir asusta un poco, mientras que cuando uvas y frambuesas hablan como ratoncitos de dibujos animados parecen algo totalmente distinto.

Para la animación utilizó Houdini, un software especializado en generación de objetos mediante procedimientos, y Redshift para el rendering.

(Vía Fogonazos + Neatorama.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear