Por @Alvy — 8 de Agosto de 2018

Florent Porta nos deleita con una colección de animaciones sobre máquinas imposibles a modo de tributo a Rube Goldberg, que «exploran y reinventan lo que hay dentro de mecanismos complejos».

El de la bolera es quizá el más colorido e ingenioso; otro estupendo es el de la cinta de equipajes. Hay dos más en su serie: el de una máquina de refrescos y otro sobre instrumentos musicales. Todos fueron encargados por el Centro Pompidou a raíz de Preposterous, su primera animación de este estilo que combina la improbabilidad con el absurdo.

(Vía Laughing Squid.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear



PUBLICIDAD

Curso Técnico Superior en desarrollo de aplicaciones multiplataforma