Por @Wicho — 24 de Septiembre de 2018

Impresión artística de TESS en órbita

Lanzado el 18 de abril de 2018 el observatorio espacial TESS comenzó su misión de detectar planetas extrasolares el 25 de julio tras una fase inicial fase de pruebas y calibración. Y menos de dos meses después del inicio de su misión ya se ha anunciado el descubrimiento de dos planetas más allá de nuestro sistema solar en los datos del primer sector observado:

Equipado con cuatro telescopios que cubren un campo de visión de 24×96 grados TESS es capaz de capturar una imagen cada dos segundos. Pero como ni de lejos hay memoria suficiente a bordo para almacenar la cantidad de información que produciría a ese ritmo lo que hace es quedarse con la media de los últimos 30 minutos de observaciones y almacenar ese resultado, que es el que finalmente se envía a Tierra en los periodos de descarga de datos. Esto, aparte de aligerar los requisitos de memoria, permite eliminar ruidos y resultados espúreos. La detección de planetas extrasolares la hace midiendo la disminución del brillo aparente de las estrellas que producen los planetas al pasar por delante de ellas; es el conocido como método de los tránsitos.

Pero hay unas cuantas estrellas consideradas de interés porque ya sabíamos de antemano que hay planetas extrasolares en órbita alrededor de ellas de las que toma datos cada dos minutos y precisamente Pi Mensa y LHS 3844 son dos de ellas. Por eso fueron también de las primeras cuyos datos analizaron los astrónomos.

Además, en el caso de Pi Mensae había datos acerca de ella obtenidos por el instrumento HARPS, que busca planetas extrasolares mediante el método de las velocidades radiales, que permite estimar la masa de los planetas. Un nuevo análisis de los datos teniendo en cuenta la posible presencia de Pi Mensae c confirmó su presencia. Y por eso, combinando las observaciones de TESS con las de HARPS podemos saber su tamaño y su masa.

En el caso de LHS 3844 b lo que hicieron los astrónomos fue analizar observaciones de la estrella hechas con el conjunto de telescopios MEarth Sur entre enero de 2016 y agosto de 2018. En su momento no se había detectado la presencia de este planeta extrasolar, pero aplicando a esos datos los mismos algoritmos que los aplicados a los datos de TESS sí aparecieron esos tránsitos, lo que también confirma su presencia con datos independientes.

La estrategia de búsqueda de TESS, que es especialmente sensible a las enanas rojas, el tipo de estrellas mas abundantes en nuestra galaxia, hace prever que el número de nuevos planetas extrasolares que descubrirá va a ser considerable. Se estima que del orden de 20.000 frente a los aproximadamente 3.900 del Kepler. Esto es así porque al ser relativamente pequeñas los planetas tapan, porcentualmente, una parte mas grande de la estrella, con lo que es más fácil detectar la bajada de su brillo.

Uno de los telescopios de TESS
Uno de los telescopios de TESS. A la izquierda, mientras lo ensamblan. A la derecha, ya listo, parasol incluido. Los telescopios y las cámaras han sido diseñados y construidos por el Laboratorio Lincoln de MIT

TESS durante los preparativos para el lanzamiento
TESS durante los preparativos para el lanzamiento

TESS no tiene, de todos modos, la sensibilidad para obtener datos muy refinados de los planetas que descubra; mas bien construirá un catálogo de objetivos para futuras misiones que serán capaces de observarlos con mas detalle como por ejemplo el telescopio espacial James Webb. Cuando consigan lanzarlo, claro.

La misión está en Twitter como @NASA_TESS.

(Algunos datos vía Twitter; otros pocos vía Ars Technica).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear