Por Esther — 22 de Octubre de 2009

Las encimeras de vidrio tratado se obtienen de vidrio reciclado y pueden aprovecharse otra vez. Por eso algunos fabricantes han obtenido la certificación Cradle to cradle, la garantía que lo fabricado puede reintroducirse de nuevo con mínimos residuos.

Son un material excelente para la cocina: resistentes al calor y a los golpes, fáciles de limpiar y además, decorativas, como muestra la empresa Icestone.

Por su parte, Bio-Glass es un revistimiento de vidrio reciclado que también sirve para paredes y suelos. El fabricante garantiza que no contiene aglutinantes, colorantes ni otros aditivos.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD