Por Nacho Palou — 4 de Noviembre de 2009

En vista de que Adobe se está tomando su tiempo para actualizar el módulo ACR para poder procesar los raw de la Canon EOS 7D en Lightroom, me descargué la versión de prueba de Capture One 5, aprovechando que acaba de salir hace unos días. Y debo decir que desde el primer momento quedé impresionado con los resultados.

Capture One, está disponible en dos colores: Capture One 5 y Capture One 5 Pro. Hay versión para Windows y Mac OS X y su precio es muy interesante: 99 y 299 euros, respectivamente. Otros precios y las diferencias entre ambas versiones se pueden ver en la tienda online.

El programa de demostración puede arrancarse en los modos normal y Pro, aunque en mi caso después de probar ambas estoy utilizando la versión normal. Capture One recuerda mucho a Aperture (o al revés) y comparte con éste la disposición e interfaz y los controles de muchas de las herramientas. Puede ser una percepción personal, pero diría que -en lo que a calidad de imagen se refiere- Aperture y Capture One están un nivel por encima de lo que es capaz de conseguir Lightroom, sobre todo en lo que a gestión de color y nitidez se refiere.

A cambio -y en comparación con Lightroom- el de Phase One es con diferencia el que hace una peor gestión de los archivos, consiguiendo que sea tedioso hasta lo desesperante algo tan simple como moverse entre las imágenes de una carpeta -especialmente si hay muchos archivos-, incluso cuando se utiliza un monitor grande. También Capture One resulta más lento y tiene menos opciones y herramientas, aún contando las de la versión Pro.

Sin embargo todas las penas desaparecen cuando se abre una fotografía. Todo es color y nitidez, sin estridencias, sin zonas color violeta ni ruido. El modo de ajuste automático es una delicia y se puede aplicar sin temor a prácticamente todas las fotografías, incluso aquellas con mucho contraste entre luces y sombras. La herramienta Alto Rango Dinámico da mucho margen antes de degradar la imagen o de que ésta adquiera un aspecto artificial y descaradamente digital o aparezca ruido en las sombras.

Aunque el concepto de calidad de imagen puede ser muy subjetivo y difícil de cuantificar seguramente yo he notado mucha diferencia porque el soporte para los raw de la EOS 7D en Lightroom es, según Adobe, "muy provisional" (es decir, penoso). Aún así, si trabajas con raw habitualmente tal vez te interese probar la versión demo del programa, que es completamente funcional en ambas versiones durante 30 días.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD