Por Masyebra — 1 de Abril de 2008

El Balance de Blancos es uno de los primeros dilemas a los que se enfrenta el fotógrafo amateur que recién se pasa a la fotografía digital. El efecto se nota -por ejemplo- en la típica foto de una fiesta en casa realizada sin flash, la cual sale con un fuerte tono dominante amarillento o rojizo.

El principio que lo rige es la temperatura de color relativa que refleja un objeto fotografiado en función de su entorno lumínico. Es fácil entender que el mismo objeto fotografiado bajo la luz de la luna, una vela o al sol de mediodía reflejará la luz de forma diferente. Dicha temperatura de color se mide en kelvins (K). Así, está estipulado que la temperatura de luz día es de 5.500 K.

Balance de Blancos incorrecto
Balance de Blancos incorrecto

Balance de Blancos correcto
Balance de Blancos correcto

Esta problemática no se tenía en cuenta (por los fotógrafos amateur) en la fotografía tradicional porque venía implícito en cada tipo de película: Fuji, Kodak, etc. Decíamos que Fuji viene mejor para los verdes, o que Kodak saca muy bien rojos porque cada fabricante ajustaba sus películas para un tipo de luz concreto.

Hoy en día, prácticamente todas las cámaras digitales poseen un sistema de corrección de Balance de Blancos, el cual se puede ajustar manualmente a diversos tipos de luz: fluorescente, diurna, nublado, sombras, etc. Siendo el ajuste a Tungsteno la luz más fría (en grados Kelvin) y el de Sombras la más caliente, los iconos de nuestra cámara suelen ser algo así para cada tipo de luz:

IconoTipo de luz
tut_wb_sym-awb.png Balance automático
tut_wb_sym-awb.pngTugsteno
tut_wb_sym-awb.pngFluorescente
tut_wb_sym-awb.pngLuz diurna
tut_wb_sym-awb.pngFlash
tut_wb_sym-awb.pngNublado
tut_wb_sym-awb.pngSombras

El problema radica en que el ajuste automático de Blancos no suele producir los efectos deseados, por lo que mucha gente prefiere configurar este valor de forma manual. Las cámaras avanzadas permiten incluso ajustar a medida los Blancos desde la propia cámara en vez de usar los valores predefinidos, para lo cual se necesita una carta de grises como las de Lastolite.

Algunos trucos para mejorar tus fotos con el Balance de Blancos:

  1. Usa el valor Nublado o Sombra para retratos, ya que dará tonos de piel más saturados.
  2. Prueba con el valor Tungsteno o Fluorescente para edificios metálicos o acristalados. Obtendrás un resultado más frío y potente.
  3. Y el mejor de los consejos: si quieres dominar completamente el Balance de Blancos, dispara en RAW y ajusta los Blancos a posteriori.

Algunos enlaces interesantes:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD