Por @Wicho — 26 de Octubre de 2022

La versión estéreo de los cascos colocada en su base de carga; delante está el adaptador DECTHe estado probando los auriculares inalámbricos para ordenador Jabra Engage 55. Tienen un gran alcance gracias a que usan el estándar DECT, lo que los hace muy recomendables según en qué entornos. Por otro lado, la posición del micrófono respecto a la boca para conseguir que del otro lado te oigan bien me ha parecido que es un poco demasiado crítica.

El estándar DECT (Digital Enhanced Cordless Telecommunications, Telecomunicaciones Inalámbricas Mejoradas Digitalmente) es muy popular en teléfonos inalámbricos, y una de sus grandes ventajas en su alcance y su relativa inmunidad frente a interferencias. Y la seguridad: las conexiones DECT van cifradas, y en el caso de los Engage 55 con 256 bits, así que en principio dan mayor seguridad que una conexión Bluetooth.

Conversaciones a larga distancia

En el caso de los Engage 55 es cierto que su alcance es mucho mayor que el de unos cascos Bluetooth. Aunque lo de los 150 metros que dice el fabricante es como para tomárselo con muchas reservas, ya que en cuanto empiezas a meter tabiques por medio la conexión se cae a mucho menos distancia. A cambio, se recupera con facilidad en cuanto vuelves a estar dentro del rango del adaptador.

Y es que se conectan al ordenador mediante el Jabra Link 400, que es un disco de 3×1 centímetros que a su vez se conecta al ordenador mediante un puerto USB-A o USB-C. El adaptador que viene en la caja de los cascos ya viene emparejado con ellos, así que para empezar a usarlos no hay más que conectar el adaptador al ordenador y encender los cascos. Cada adaptador soporta hasta tres cascos conectados a la vez, lo que permite mantener una conferencia con un sólo ordenador.

Funcionan sin problema con las principales aplicaciones de videoconferencia; en concreto la variante para Comunicaciones Unificadas (UC) está certificada para Google Meet, Zoom y similares. Pero como el ordenador los ve como una salida y entrada de audio más deberían funcionar con lo que le eches. También hay una variante Microsoft que está certificada para Microsoft Teams. Pero lo cierto es que no veo que haya mucha diferencia ni que esta última sea muy necesaria salvo que necesites usar alguna función específica de Teams.

El adaptador tiene un LED circular en una de sus caras que indica distintos aspectos de su funcionamiento. Pero como el cable de conexión al ordenador es corto y un tanto rígido te puedes encontrar que según la orientación del puerto USB-A en el que lo quieras conectar te resulta imposible verlo porque queda boca arriba. O si el puerto está en la parte trasera del ordenador, pues ya da igual la orientación porque simplemente no lo verás. En el caso de la versión USB-C no tendrás, obviamente, el problema de la orientación. Pero sí el de la ubicación del puerto.

Existe también la posibilidad de conectarlos directamente al ordenador mediante un cable USB que vaya al conector micro-USB de los cascos. Pero en ese caso se pierde la función de control de llamadas y tampoco funciona el LED que indica que estás en una llamada.

Y ojo, aunque cada vez hay más móviles con conectores USB-C, los Engage 55 no son compatibles con móviles ni con tablets aunque compres esa versión.

Variantes según gustos y necesidades

Los Engage 55 existen en tres versiones: estéreo, mono y convertible. Los estéreo son unos auriculares de diadema que cubren las dos orejas; la mono es un sólo auricular con una diadema para sujetarlo a la cabeza que deja una oreja libre; la convertible cubre una sola oreja pero se puede usar bien con un gancho que lo sujeta a ella, con una diadema, o con una banda de cuello. Como el brazo en el que está el micrófono gira 360 grados puedes usar la versión mono y la convertible en cualquiera de las orejas. Y de hecho puedes hacer lo mismo con la versión estéreo. En ese caso gracias a la aplicación Jabra Direct puedes configurar sobre qué oreja has puesto el auricular con el micro para que cada canal del sonido suene dónde debe.

Mi mayor queja con ellos, como decía arriba, es que la posición del brazo que contiene el micro es bastante crítica para que te oigan bien. Aunque puede sea porque tengo una cabeza demasiado grande. Lo que no quiere decir que sea cabezón. Pero al ser rígido el brazo tampoco es posible acercar más el micro a la boca. En la versión estéreo el brazo del micro incluye un cómodo botón para silenciarlo y un LED que indica que estás hablando; en las versiones mono o convertible el botón de silencio está en la parte trasera del auricular. Los cascos tienen una función de reducción de ruido activa que no se puede desactivar.

El resto de los controles están en el auricular derecho (o único en el caso de las versiones mono o convertible. Un botón en la parte superior sirve para subir el volumen; su gemelo en la parte inferior lo baja. Los dos son lo suficientemente grandes para encontrarlos y pulsarlos sin necesidad de verlos. El botón del centro del auricular hace el resto de las funciones de control: recibir o rechazar llamadas, ponerlas en pausa, etc.

Hay un led debajo del botón de llamada en la versión estéreo y uno circular que lo rodea en las otras dos versiones que se corresponde con el LED del adaptador DECT… pero con los cascos puestos tampoco puedes verlo.

El sonido de los auriculares me ha sorprendido muy positivamente, en especial teniendo en cuenta que las almohadillas apenas miden cinco centímetros, con lo que, al menos en mi caso, no cubren la oreja del todo. Eso sí, en cuanto empiezas a alejarte del adaptador y a meter algunos tabiques por medio la calidad del sonido, empezando por los bajos, va empeorando. Aunque, como decía antes, puedes usarlos a unas distancias del ordenador que con unos cascos Bluetooth serían impensables.

La duración de la batería en el modelo estéreo es de hasta 13 horas según el fabricante. Y lo cierto es que nunca he conseguido agotar la carga a pesar de usarlos para escuchar música mientras trabajaba. En cualquier caso, la carga necesita entre 2,5 y 5 horas según la potencia que entregue el puerto USB al que los conectes para cargar, así que puedes hacerlo por la noche. O durante el uso; siguen funcionando aunque conectes el cable de carga. Y si tienes prisa por cargarlos, siempre puedes usar la base de carga opcional que se ve en la foto de arriba y que los carga en 1,5 horas. Un punto importante es que tanto a la versión estéreo como la mono se les puede cambiar la batería según su rendimiento se vaya deteriorando.

Los Engage 55 no son baratos: en Amazon van desde unos 196 euros en la versión convertible sin base de carga hasta los 250 de la versión estéreo con conector USB-A y base de carga. Pero si necesitas el alcance y la seguridad del estándar DECT me parecen una opción recomendable.

_____
El enlace a Amazon lleva nuestro código de asociado, así que si compras los cascos a través de él es posible que cobremos algo en forma de comisión.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo