Por @Alvy — 14 de Octubre de 2018

Con aspecto de gafas de sol, las IRL Glasses (en Kickstarter) eliminan del campo de visión las imágenes de las pantallas LCD y LED. De este modo prometen «devolver al MundoReal™» a quien las lleve puestas, y de ahí su nombre: IRL = In Real Life. Sin embargo, si se examinan en detalle parece que no son más que filtros polarizados de toda la vida: sólo funcionan en un ángulo determinado y si las gafas se giran 90° entonces se ven las imágenes (con las «gafas de sol polarizadas» de muchas marcas se produce un efecto similar).

El «material bloqueador» del que están fabricadas es de Steelcase, la marca de mobiliario de oficina que lo vende bajo el nombre Casper Cloaking para sus ventanas y paredes de cristal: quien está «al otro lado» simplemente no puede echar un vistazo para cotillear lo que hace alguien en su ordenador porque la luz emitida por el monitor queda bloqueada por una fina película pegada sobre el cristal. Esto aprovecha el hecho de que las pantallas suelen estar en horizontal y las paredes en vertical, de modo que el efecto polarizador «funciona»: la polarización de casi todas las pantallas es estándar y va en el mismo plano.

IRL Glasses

Sin embargo, estos filtros sólo funcionan con las pantallas LED y LCD, pero no con las OLED (que son las que suelen usar los móviles y también algunos ordenadores). Además, al girar la cabeza 90° –o cualquier ángulo intermedio– «reaparecerían» mágicamente las imágenes de las pantallas. Que no es algo quizá habitual, pero está lejos del efecto de «bloqueo total» que se infiere de las demostraciones. Las Gafas IRL bloquean también los rayos ultravioletas, de modo que sirven como gafas de sol (UV 400).

No es extraño pues que haya gente preguntándose si tanto bombo para unos simples filtros polarizadores no resulta un tanto bluf –y yo añadiría el hecho de que a Wired se la hayan colado–, y falta de razón no les falta. También son quizá un ejemplo de cómo un ¿buen? márketing, vídeos simpáticos y promesas difusas pueden ayudar a alcanzar una cifra nada desdeñable en un Kickstarter.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear