Por Nacho Palou — 23 de Febrero de 2018

William Osman, con la ayuda de Simone Giertz, instala un sensor magnético controlado con Arduino Pro para convertir un coche eléctrico “de verdad” (más o menos) en un ratón para el ordenador que llevan con ellos en el vehículo. De modo que para mover el cursor por la pantalla tienen que conducir y maniobrar con el vehículo. El clic del ratón se ejecuta tocando el claxon.

Parece sencillo pero no. Enviar un correo electrónico se vuelve tedioso y complicado —a la par que divertido—, eso sin contar con que al enviarlo obtienen un error del servidor de correo.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo