Por @Alvy — 19 de Agosto de 2013

Paola Antonelli explica en una pequeña charla TED por qué el MOMA se decidió a incorporar a su colección permanente doce videojuegos el año pasado, y más importante, por qué les importa un bledo las críticas que se hicieron al asunto del tipo «es una aberración que Pac-Man pueda estar al lado de un Picasso».

Además de Pac-Man en esa colección aparecen algunos clásicos con especial significado artístico e histórico para la historia de los videojuegos, como son Tetris (la versión original soviética), Sim City, Marble Madness, EVE Online, Portal y otros menos conocidos por el público general tal vez, como Vib-Ribbon o Dwarf Fortress.

Ahora el MOMA quien comprar un 747.

Eso sí, no creo que puedan hacerlo caber en el edificio…

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear



PUBLICIDAD

Curso Técnico Superior en desarrollo de aplicaciones multiplataforma