Por @Alvy — 28 de Mayo de 2013

Niños, ¡no intentéis esto en vuestro jardín!

Este curioso invento parece que es de finales del año pasado, y no lo vi pasar en su momento, pero lo he reencontrado vía Popular Science… Se tratada de una catapulta desde la que se lanza gente a modo de proyectiles.

Para evitar que queden espachurrados tras la caída los voluntarios llevan un paracaídas y se lanzan no en plan sino junto a montañas y puentes: son expertos en salto BASE y tras recuperar la posición tienen el tiempo justo, justito para abrirlos antes de chafarse. Alternativamente también se puede lanzar a la gente sobre el agua sin paracaidas, si hay la profundidad suficiente.

La altura que alcanzan los valerosos individuos –candidatos sin duda a los Premios Darwin– es de unos 6 metros más o menos (unas dos plantas de un edificio) hasta unos 15 metros de distancia.

La máquina funciona con un motor de gas de 11 CV, un compresor de aire que almacena unos 450 litros a unos 9 bares de presión y diversos mecanismos eyectores para un asiento especial. No hay datos sobre la fuerza G a la que se somete a los proyectiles humanos, que no debe ser poca. El objetivo de su inventor es crear otras máquinas más altas y más grandes, como debe ser.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

Microsiervos Selección


¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

EUR 8,07

Comprar


The Human Face of Big Data

EUR 48,11

Comprar


Snow Crash

EUR 8,56

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección