Por @Alvy — 25 de Noviembre de 2006

Hoy vi estas dos curiosas formas de hacer «publicidad callejera» en el centro de la ciudad. Me encantó lo significativamente diferentes que son los dos métodos:

Publicidad-Callejera

A: Diez o veinte de estas personas están en las puertas de centros comerciales y calles concurridas, con gigantescos carteles amarillos chillones. Pop-ups vivientes. Llaman mucho la atención, aunque no se ve demasiado bonito. «Compro ORO. Dinero al instante.» Se me antoja una publicidad poco efectiva: no parece que toda la gente que va por la calle un fin de semana esté pensando en «vender su oro» precisamente, pero bueno.

B: Cuando se pone a llover, la chica ofrece discretamente paraguas a la gente que no tiene paraguas. «¿Quiere un paraguas? Los vendo a tres euros» Está ofreciendo el producto necesario en el momento adecuado, exactamente a la gente que puede estar interesada (porque ve quién se acerca con paraguas y quién no tiene). Cuando te habla, puedes llegar a pensar que más que anunciar que vende algo te está haciendo un favor.

Actualización: Álex nos informa de que «el tipo de vendedores de compro oro son conocidos en el mundo anglosajón como sandwich men. Incluso hay una película titulada así: The Sandwich Man.» Se me ocurrió mirar en Flickr y hay toda una colección de estos curiosos personajes: sandwichman.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD

Microsiervos Selección


Del mito al laboratorio

EUR 17,95 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Fantastic Cities: A Coloring Book of Amazing Places Real and Imagined

EUR 13,08 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección