Por @Alvy — 7 de Noviembre de 2018

Este cortometraje de Ghost+Cow Films es una especie de episodio de Black Mirror acelerado, que en diez minutos pasa de las situaciones cómicas del futuro que se nos viene encima a otras no tan agradables sino más terroríficas.

Los protagonistas son una familia normal y corriente que compran un altavoz inteligente Lizzy, «el nuevo miembro de la familia», toda una representante de la nueva generación de Big Data 3.0 superinteligente que lo sabe todo sobre la familia, y lo que no sabe lo investiga. Lo que al principio parece relativamente práctico acaba convirtiéndose en algo terriblemente distinto.

Además de ser una gran historia tiene un montón de detallitos estupendos y muy cuidados; mi favorito es que cada vez que compran algo suena el ding, dong de la puerta, ¡eso es rapidez!. Ahora estamos en 2018 y nos reímos con estos cortometrajes y aparatos desacarriados. Dentro de diez años ya veremos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear