Por @Wicho — 6 de Agosto de 2015

Todos hemos visto películas de las que hemos salido protestando por lo malos que eran los efectos especiales creados por ordenador, si es que no hemos empezado a protestar antes de salir del cine.

Pero este vídeo defiende la idea de que eso sólo nos pasa cuando los efectos especiales son realmente malos, lo que normalmente es atribuible a una falta de dinero y tiempo, o a su uso incorrecto.

Mucho más a menudo de lo que caemos en la cuenta estamos viendo escenas cargadas de efectos especiales que no se ven porque están al servicio de la historia y de los personajes.

Pero, además, a poco que lo pensemos, hay películas de hace años con efectos especiales que cantan a la legua, en especial porque no disponían de la tecnología de la que disponemos hoy en día.

Y no nos importa en absoluto si la historia que cuenta la película es buena.

Claro que hoy en día encontrar una película original es, cada vez más, una misión imposible.

(Vía @irreductible).

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD

Microsiervos Selección


Yo, Robot

EUR 5,70

Comprar


El juego de Ender

EUR 9,49

Comprar


Frankenstein o el moderno Prometeo

EUR 0,47

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección