Por Economía Digital — 10 de Noviembre de 2016

Product core1

Hace diez años Casio desarrolló una fuente de luz de bajo consumo, larga duración, encendido inmediato y reducida temperatura para sus proyectores de vídeo. Más importante aún, el sistema híbrido láser y led desarrollado por Casio emplea una fuente luminosa limpia y no contaminante, que prescinde de las lámparas de vapor de mercurio. Había nacido la familia ecoproyectores de Casio.

El mercurio es uno de los elementos químicos que más riesgo directo supone para la salud pública, especialmente cuando es inhalado como gas. Tanto es así que en 2013 las Naciones Unidas promovieron el Convenio de Minamata sobre el Mercurio. El principal objetivo de este convenio es proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y vertidos de mercurio. El convenio propone el año 2020 como la fecha de caducidad para los productos que hagan uso del mercurio, y entre esos productos están las lámparas que hoy se encuentran en numerosos proyectores.

Para que la imagen sea visible los proyectores necesitan una fuente de luz muy luminosa, requisito que cumplen las lámparas de vapor de mercurio: al hacer pasar una corriente eléctrica el gas de mercurio que hay en el interior de la bombilla se calienta y produce una luz de gran intensidad. Debido a las características lumínicas de estas lámparas no existe una alternativa similar que esté libre de mercurio, pero estas bombillas tienen los días contados. La solución está en un cambio completo de la tecnología aplicada a la iluminación de los proyectores.

Casio ; led hybrid
El sistema de iluminación “sin bombilla” de Casio utiliza ledes de bajo consumo y larga duración.

La luz led es la mejor alternativa a las lámparas de mercurio. Los ledes no hacen uso de ningún tipo de gas ni elemento tóxico, y son más eficientes: el consumo eléctrico es menor y la vida útil es mayor que la de cualquier otra fuente de luz.

Los ecoproyectores de Casio van más allá de las ventajas de la iluminación led e incorporan tecnologías de iluminación láser, resultando en un sistema híbrido que reduce en un 40 por ciento el consumo. Los ledes son de encendido inmediato, por lo cual con un ecoproyector no hay que esperar a que la bombilla se caliente para utilizarlo.

Un ecoproyector funciona hasta 20.000 horas. Esto equivale a 15 años (dependiendo del uso diario que se haga de él) sin tener que cambiar la lámpara y sin mantenimiento; terminan con el aspecto más engorroso de un proyector, eliminando el coste económico y medioambiental que supone cambiar la bombilla del proyector de vídeo. Desde hace diez años los ecoproyetores de Casio cumplen el Convenio de Minamata, eliminado el mercurio del entorno y del medio ambiente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear