Por Nacho Palou — 9 de Mayo de 2017

1 4980833 figures online f1
Plasma originado por el impacto de una partícula de polvo a hipervelocidad.

Según la ESA en las órbitas cercanas a la Tierra hay unos 166 millones de objetos mayores de un 1 mm, y ni se aventuran a calcular cuántos más hay de menor tamaño. Se sabe que aunque los de menor tamaño pueden no causar daños físicos cuando colisionan con un satélite igualmente pueden dañar la electrónica de su interior debido a los pulsos magnéticos (EMP) que se produce por el impacto.

Ahora investigadores del MIT, de la Universidad de Boston y de la Universidad de Stanfrod creen haber averiguado cómo se produce ese pulso de radiofrecuencia tras una colisión, mediante simulación. Según recoge The Register las emisiones radio se deben al comportamiento del plasma producido por el impacto de una microparticula contra los satélites.

Una partícula de polvo moviéndose a hipervelocidad —habitualmente entre 5 y 10 kilómetros por segundo— produce una onda de choque que se expande en la superficie del satélite, vaporizando e ionizando los materiales. Al formarse el cráter la combinación de partículas, de gas y de plasma se expulsa al vacío se vuelve denso, hasta que se convierte casi en un sólido. En ese punto los iones y electrones se dispersan a diferentes velocidades. Esta diferencia relativa entre diferentes cargas eléctricas es la que causa un breve pulso de emisiones de radiofrecuencia que puede interferir los equipos electrónicos abordo de los satélites.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear