Por Nacho Palou — 13 de Mayo de 2015

Funcionamiento-Brazo-Rociador-Lavavajillas - CNET
Colin McDonald/CNET

Por algún motivo que desconozco me resultó simpático este artículo de Cnet: Appliance Science: Dishwashers and the physics of water sobre la física que participa en el funcionamiento de los lavavajillas,

Si abres un lavavajillas lo más evidente que ves en su interior es el brazo rociador inferior, una barra rotatoria que proyecta chorros de agua hacia la vajilla, ayudando a desprender los restos de comida. El lavavajillas bombea agua a través del brazo.

No hay un motor que mueva ese brazo giratorio, sino que se aprovecha la presión del agua para hacerlo girar demostrando la tercera ley de Newton. Como él mismo pronunció en latín en 1687, Actioni contrariam semper et aequalem esse reactionem. «Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria».

Así que conforme el agua sale proyectada del brazo, con un ángulo de unos 45°, el agua a su vez empuja el brazo rociador en sentido opuesto, provocando el giro. Es el mismo principio que utilizan los cohetes espaciales: el gas caliente sale disparado por debajo, provocando que el cohete suba y suba.

Con el brazo rociador superior —que está en el ‘techo’ del lavavajillas, más difícil de ver— sucede lo mismo.

También es curioso como los lavavajillas modernos aprovechan el agua para reducir el consumo, reutilizando el mismo agua mientras está razonablemente limpia. El lavavajillas sabe cuándo el agua está lo suficientemente limpia y se puede reutilizar y cuando está ya demasiado sucia. Para ello se utiliza un sensor y un emisor de luz infrarroja a través del cual pasa el agua en circulación.

La cantidad de luz infrarroja que logra pasar a través del agua y que llega al otro lado, al sensor, revela cuán sucia está el agua. Cuanto más turbia esté el agua menos luz pasa y es hora de cambiarla porque ya no se puede aprovechar más, a pesar de que se filtra antes de volver a usarla.

En este vídeo de Samsung, también vía Cnet, se puede ver en acción el movimiento del brazo rociador inferior y da una variante —en este caso el brazo sí está motorizado— que utiliza chorros de agua horizontales para impulsar un brazo rociado que, en lugar de girar, se mueve a una lado y en el plano horizontal del lavavajillas, creando una pared de agua vertical.

Relacionado, cómo cargar el lavavajillas de forma óptima.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear