Por @Alvy — 2 de Febrero de 2008

Cierra el grifo para ahorrar agua siempre que puedas.

Dos situaciones cotidianas en las que cerrar el grifo son mientras te cepillas los dientes o mientras te afeitas. También ahorrarás mucha agua si cierras el grifo mientras te enjabonas en la ducha o mientras estás enjabonando los platos del fregadero.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear