Por @Alvy — 2 de Febrero de 2008

Cierra el grifo para ahorrar agua siempre que puedas.

Dos situaciones cotidianas en las que cerrar el grifo son mientras te cepillas los dientes o mientras te afeitas. También ahorrarás mucha agua si cierras el grifo mientras te enjabonas en la ducha o mientras estás enjabonando los platos del fregadero.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


Yo contengo multitudes

EUR 12,34

Comprar


El origen de las especies

EUR 2,84

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección