Por Nacho Palou — 8 de Abril de 2008

Estelas de Aviones
Estelas de aviones persistentes sobre Francia.
Foto de Didier para Contrail Education / NASA.

El transporte aéreo, además de suponer el 3% del total de CO2 a nivel mundial, emite a la atmósfera otros gases contaminantes tales como hidrocarburos, monóxido de carbono, un poco de óxido de nitrógeno, algo de azufre y partículas de hollín y metales procedentes de la combustión de los motores a reacción. Pero los aviones también parecen estar contribuyendo al calentamiento del planeta a causa de las trazas o estelas de condensación que se forman a su paso por las capas altas de la atmósfera.

Zonas mayor presencia de estelas de avión
Zonas de mayor presencia de estelas de avión en porcentaje de áreas cubiertas. La mayor parte procede del tráfico aéreo entre Europa y EE UU.
Gráfico: Aircraft Contrails Factsheet (ver al pie)

Estas estelas de condensación o de avión son nubes artificiales a todos los efectos. Se forman habitualmente a la altitud de crucero de lo aviones donde la temperatura es de entre veinte y sesenta o más grados bajo cero. Las estelas de condensación están formadas principalmente por agua en la forma de cristales de hielo o pequeñas gotas sobre enfriadas procedentes en parte del motor del avión y sobre todo del agua presente de forma natural en la atmósfera. Si pudiésemos ignorar el resto de gases que las acompaña, la nubes de condensación no son nocivas en sí mismas.

Estelas Aviones
Foto por Carol Clark, Oregón, para Contrail Education / NASA.

Su efecto sobre el clima está directamente ligado a cuánto tiempo permanecen las trazas en el cielo una vez que se inicia su formación. La persistencia de las estelas de condensación depende de las condiciones de temperatura y humedad que se den en la atmósfera: si la humedad es baja porque la temperatura es alta (relativamente hablando habida cuenta de las cifras bajo cero antes mencionadas) las estelas de condensación se evaporan rápidamente.

En cambio, si la humedad es alta en la zona, el paso del avión estimula la formación de cristales de hielo a partir de las partículas de agua existente en la atmósfera, favoreciendo el crecimiento y formación de nubes altas, similares a los cirros, que ocasionalmente pueden extenderse hasta cubrir extensiones de cientos e incluso miles de kilómetros cuadrados.

Ahora se sabe que las nubes de la familia o del tipo de los cirros contribuyen a aumentar la temperatura a nivel del suelo; los cirros son nubes tenues situadas a gran altura, que en general permiten el paso de la mayor parte de la radiación solar pero bloquean parcialmente la salida de calor de la superficie, contribuyendo al llamado efecto invernadero. Dado que las nubes juegan un papel vital en el clima y en la regulación de la temperatura del planeta, cualquier alteración o cambio en la cantidad o tipo de éstas afectan directamente al clima.

Estelas de aviones sobre Francia
Foto tomada desde la Estación Espacial en la que se ven estelas de aviones persistentes sobre los Alpes franceses en 2007. Foto NASA.

Este efecto se agrava especialmente en las formaciones producidas por la noche originadas por los vuelos nocturnos. La noche es el momento en el que la tierra equilibra la temperatura liberando calor al espacio, pero si durante la noche se propicia un incremento en la formación de nubes de condensación entonces este ciclo regulador se verá interrumpido o alterado. Se calcula que los vuelos nocturnos, aún siendo sólo una cuarta parte del número de vuelos diurnos, son responsables de hasta el 60% del incremento de temperatura atribuido a los estelas de los aviones.

Tanto es así que el informe Variability of contrail formation conditions and the implications for policies to reduce the climate impacts of aviation plantea la conveniencia de limitar la altura de vuelo de los aviones para reducir la formación de estelas de condensación. Un planteamiento de condena tajante sobre los efectos negativos que parecen tener las estelas de condensación sobre la temperatura de superficie, ya que hacer que los aviones vuelen más bajo, donde el aire es más denso, incrementaría el consumo de combustible y por tanto las emisiones de gases contaminantes.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

10 comentarios

#1 — Trusteeman

Esto me recuerda un documental sobre un estudio de unos meteorólogos norteamericanos. Querían evaluar qué pasaría en las distintas capas atmosféricas si se paralizaban las actividades aeronáuticas. En eso estaban cuando sucedió el 11-S... así que de repente tuvieron durante dos días un cielo sin aviones. Tomaron todas las medidas que pudieron y llegaron a la conclusión de que los aviones en USA añadían un par de grados centígrados, si no recuerdo mal, a las temperaturas "normales".

#2 — Antisistema

Para ver el efecto de las nubes, descargarse el documental Oscurecimiento global

[añadido enlace a fragmento de vídeo del documental -nacho]

#3 — Andrés

Lo que recuerdo de ese documental era justo lo contrario de lo que dice Trusteeman. Las estelas de los aviones traen consigo el oscurecimiento global, que hace que recibamos bastante menos radiación solar que antes, por lo que compensaba en parte el calentamiento global.

Lo que se concluía era que el calentamiento global era infinitamente peor de lo esperado, ya que era compensado con otro fenómeno, el oscurecimiento global. Si este segundo fenómeno, el calentamiento global sería de más de 2 grados superior a lo actual.

#4 — chinaski

Trusteeman, yo vi el mismo documental. Pero el tema del documental era el opuesto. Oscurecimiento global (descenso radiación solar y temperaturas debido a las partículas de la contaminación). Lo mas preocupante sobre este tema, es que el efecto del oscurecimiento global podría estar enmasrcarando la verdadera magnitud del calentamiento global, y si se actúa sobre las partículas pero la cantidad de CO2 sigue aumentando, sacaremos de la atmósfera el agente enfriador (partículas en suspensión) y pero se mantendrá el agente calentador (CO2).

Para mas info:

#5 — Nacho Palou

El problema en ambos casos es similar: la luz del sol pasa en su mayor parte, bien a través de las nubes cirriformes procedentes de las estelas como de las partículas contaminante en suspensión, pero bloquean la salida del calor recibido de nuevo hacia el espacio, produciendo el efecto invernadero

Además en ambos casos (estelas, partículas en suspensión) el fenómeno persiste por la noche, bloquenado precisamente el momento de mayor pérdida de calor de la tierra, incrementando así la temperatura en superficie.

#6 — Trusteeman

Ok por la corrección. Las temperaturas se volvieron más extremas: más cálidas durante el día y más frías durante las noches...más parecidas a los duros inviernos que nos cuentan nuestros mayores.

#7 — miko-lynn

Ya eramos muchos los que lo pensábamos, y con estos datos, espero que cada vez más gente entienda que los "low Cost Travels" son muy nocivos...
Aparte del combustible consumido (no nos olvidemos que casi todos los aviones dedicados al low cost son "de 2ª mano"= mas consumo) la mayor parte de estos vuelos son de entre 2 y 4 horas, justo los que más se podrían evitar mediante viajes en tren... (siempre y cuando TODOS los gobiernos se pusieran de acuerdo en crear buenas redes ferroviarias internacionales...)

#8 — Alvy

Algo interesante que me contaron al respecto es la cantidad de vuelos en los que los aviones van vacíos (contaminando lo mismo, pero sin realizar trabajo útil, digamos).

Un ejemplo típico es una compañía que tiene su base en Madird pero tiene que hacer por algún acuerto con otra compañía europea una ruta Oslo -> Frankfurt (por decir algo). No es extraño que entonces lleven el avión vacío Madrid -> Oslo para «empezar la ruta» y luego hagan ese otro trayecto varias veces al día durante una semana, para finalmente traer el avión de nuevo (vacío) a la base.

Aunque parece ineficiente, al parecer no pueden organizar y vender billetes Madrid -> Oslo -> Madrid para aprovechar y que vaya gente, debido a la complejidad de los sistemas de reservas, porque no es una de sus rutas habituales y otras razones burocráticas similares.

#9 — Nacho Palou

Al parecer los aviones de nueva generación se diseñan para reducir las emisiones de CO2 y volar más alto sobre todo los de largo recorrido y gran capacidad, propiciando la formación de estelas de condensación.

#10 — manuti

¿Y qué me decís de la conspiparanoia de los chemtrails?