Por @Alvy — 21 de Enero de 2008

Descongela con anterlación los alimentos dentro de la propia nevera, en la zona de menos frío.

Se descongelarán un poco más despacio, pero aportarán su frío al resto de la nevera, a coste cero, reduciendo de este modo el consumo energético total del aparato.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear