Por Nacho Palou — 24 de Junio de 2008

Ecologistas contra el WiFi en colegios, edificios públicos y centros de trabajo y en su lugar pide el uso de cables para la conexión en centros de enseñanza, edificios públicos, universidades y ambientes laborales ya que según la ONG “incluso con los límites actuales de seguridad las conexiones inalámbricas, pueden producir problemas muy graves de salud”.

(Vía Antonio Delgado en del.icio.us.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

15 comentarios

#1 — steven

Yo me considero como una persona preocupada por el ambiente, la ecologia, por proteger al planeta, etc. Pero, hay acaso pruebas reales y confiables de que el WiFi o las redes celulares sean nocivas?? Por favor! Dejemonos de niñadas, no creo que esto cause problemas, sino hace años que habrian muertos a montones por los celulares.

#2 — Carolina

¿Hay evidencia real que muestre que la "radiación electromagnética" es negativa? Porque la luz también es una radiación electromagnética y nunca he podido comprender por qué algunas son malas y otras no. Eso independientemente de que detesto las redes inalámbricas porque siempre me funcionan mal. ;)

#3 — Carlos Luna

Estoy de acuerdo con el comentario anterior.

Creo que deberíais ser algo más selectivos a la hora de colgar noticias aquí en el sentido de que porque una asociación ecologista diga algo, ese algo no tiene porqué ser correcto.

Protestar contra el WiFi es algo, como poco, muy discutible y, hasta donde llegan mis conocimientos (y algún post que habéis publicado vosotros mismos), no se ha demostrado que sea perjudicial para la salud.

La demagogia con temas de salud pública le hace un flaco favor al ecologismo serio y responsable.

#4 — Nacho Palou

#2 no se ha demostrado ni lo uno ni lo otro; las recomendaciones médicas hoy por hoy son evitar la exposición excesiva de aparatos como teléfonos móviles, especialmente en el caso de niños pequeños y bebés. Precisamente y sobre todo por si acaso.

Lo recogido en la anotación es una iniciativa o un punto de vista de una grupo concreto y así se indica; el que esté de acuerdo y bien y el que no puede comentarlo por aquí como estamos haciendo.

E insisto en que hoy ni sí ni no, pero también hay que tener en cuenta que los fabricantes limitan al máximo este tipo de emisiones –probablemente en el manual de tu teléfono móvil vendrá algo al respecto sobre las normas de exposición, llamada Tasa de Absorción o SAR.

La tasa de absorción límite es de 2,0 vatios por kg sobre el tejido corporal. Esta medida viene fijada por la ICNIRP (International Commission Non-Ionizing Radiation Protection) que precisamente pretende garantizar la seguridad de las personas.

#5 — Javier

Al hilo de los comentarios anteriores. ¿Alguien pensaba hace décadas que las radiaciones solares (parte de ellas) eran responsables del cancer de piel?¿O el humo del tabaco destrozaba los pulmones?
Por desgracia es una cuestión de tiempo darse cuenta.
Por mi parte prefiero estar entre los que ante una sospecha, mejor prevenir. Lamentablemente vivimos rodeados por radiaciones electromagnéticas dificilmente evitables. Espero que todos los aprensivos estemos equivocados.

#6 — Carolina

#5, en el caso más desesperado puedes meterte en el interior de una jaula de Faraday.

De todos modos lo que no me gusta nada de estas cosas y me hace dudar, es que afirman cosas como "pueden producir daños muy graves a la salud". Y creo que debería ser "podrían producir", porque nunca he encontrado una confirmación o un ejemplo de esos daños. Aunque sin moverme de casa tengo un ejemplo, mi compañero de piso afirma que la "radiación" del router wifi no le deja dormir.

#7 — Nacho Palou

Hace no tanto era "divertido" jugar con los rayos x – y la radiación se vendía como algo bueno y saludable: ¡La radioactividad os sienta tan bien!

...cosas que hoy son (o serían) impensables.

#8 — José Carlos

Evidentemente no podemos estar seguros de nada; bueno sí, de que las redes inalámbricas van mucho más lentas que las redes con cable; ah, y de que los perjuicios de ciertas modernidades para la salud los pagaremos dentro de unos años; claro, también del despilfarro energético que estamos promoviendo soltando ondas por todos sitios...

#9 — Nacho Palou

Otros ejemplos

los termómetros de mercurio hoy en día ya no están permitidos en la UE -por el mercurio que es tóxico

las tuberías de plomo que fueron tan habituales durante tanto tiempo lo mismo; de hecho el plomo se utilizaba habitualmente en todo tipo de cosas -incluyendo recipientes para comida; y no está ni permitido en los cartuchos de caza en zonas protegidas porque mueren más aves por la contaminación del plomo en agua y tierra que por los disparos

...y taaaaantos ejemplos!

#10 — Esther

A mi lo que me llama la atención es la falta de estudios mínimamente concluyentes, porque se pueden estudiar muestras distintas diría que sin mucha complicación. No me sobra que se llame la atención sobre el tema, pero hay otros en mi opinión más prioritarios.

#11 — Sergio Alvaré

Los campos electromagnéticos de las antenas podrían, por ejemplo, inducir corrientes eléctricas en las células del sistema nervioso. La tierra tiene su propio campo magnético, pero al igual que ocurre con la luz, y con el oxígeno (que es tóxico para algunos seres) hemos evolucionado con esos factores de por medio y no nos hacen ningún daño. Estos campos naturales se diferencian de las ondas de las antenas en la frecuencia. Lo que se desconocen son los efectos de los campos con esas frecuencias,que son muy elevadas, eso sí, la intensidad de las ondas que usamos es mucho más baja de lo que "pudiera parecer" y disminuye rápidamente al alejarse de la fuente.

#12 — fabian

Para Carolina. Ni metiendote en una Jaula de Faraday te libras de las emisiones electromagnéticas; ten en cuenta, por ejemplo, que el calor se propaga por medio de una radiación electromagnética. Tú, tu calor, es una fuente de radiación electromagnética. Y una jaula de Faraday no impide el paso del calor. Es más, dentro de una jaula de Faraday pasa la luz (que es una radoiación electromagnética), y los rayos X (que es una radiación electromagnética), y en la mayoria de las jaulas (con malla muy ancha) también pasa la telefonía móvil, aunque no la radio en Am normal...

#13 — Felix

Un factor importante consiste en la coincidencia de frecuencias con niveles de energia en el cuerpo humano. Si no hay coincidencias la intensidad de la radiación no importa. Esto lo explicó Einstein hace 100 años (el efecto fotoeléctrico) y por ello se le otorgó el premio Nobel. En su época era un enigma el por qué algunos metales no emitían electrones cuando se sometía a una radiación electromagnética aunque esta fuera muy intensa. Ello fue lo que Einstein logró explicar. Desde hace décadas, y a pesar de ello, se han hecho experimentos con ratones (y otros animales de laboratorio) los cuales se han sometido a campos magnéticos intensos sin resultado apreciable sobre "su salud". El fenómeno es similar a la sintonización de una estación (por ejm) de radio: el radio (o la radio) puede estar encendida pero debe estar sintonizada con una emisora para poder escucharla. Esto se considera un efectó clásico (de física clásica). El fotoeléctrico se clasifica como efecto cuántico aunque algunos físicos lo consideran semiclásico. Esas respetables organizaciones deben buscar asesorías adecuadas para emitir juicios. Imagino, además, que ya lo han hecho. Pero la experimentación debe ser "muy" intensiva para llegar a resultados confiables.

#14 — Manuu

Pero entonces el TV por aire, la radio AM y FM, tambien darian problemas de salud no?

Creo que en parte tener un celular todo el dia al lado del cuerpo algun dia nos traera problemas, pero no creo que una red WIFI lo haga.

Saludos

#15 — bagel

Yo creo que prevenir está bien, pero veo una tendencia demasiado proclive a prevenir contra lo desconocido...para algunos, claro. Quiero decir, puestos a prevenir, por qué no nos prevenimos de los tintes de la ropa? o del efecto de los boligrafos sobre la piel? o de la contemplación de un cuadro? quizá, todas estas cosas no se han sometido a un estudio suficientemente concienzudo, pero quizá se podría concluir que todas presentan riesgos potenciales para la salud porque, como ya se ha dicho, han venido practicándose desde hace tiempo, y quizá se prohiban. No estoy en posición de emitir un juicio concluyente sobre el efecto de las ondas electromagneticas no ionizantes sobre mi salud pero asumo sus riesgos, y creo que salvo a potencias elevadas (como la de un móvil) las evitaría para mis hijos, pero lo cierto es que no se me pasa ni por la cabeza pensar en el efecto pernicioso que pueda tener una wifi en su salud...me parece sacar las cosas de quicio. Cada día nos atraviesan emisiones de radio mucho más potentes, algunas de ellas incluso naturales y aquí seguimos. Manifestarse contra esto me parece más propio de una ideología y de una forma de vida, que de una postura consciente.