Por Nacho Palou — 3 de Junio de 2009

Greenpeace Rinbow Warrior
El Rainbow Warrior, como "embajador del clima", en el puerto de Sevilla.
Foto Greenpeace.

Greenpeace, que estos días celebra su 25 aniversario en España atracando el Rainbow Warrior en varios puertos españoles, ha alertado sobre los cambios que afectan a la mitad sur de la Península, con especial incidencia en la zona sur de Andalucía que desde hace años sufre un proceso de desertización.

Según el grupo ecologista, los principales cambios e impactos detectados corresponden a:

  • Aumento de la temperatura media, con incrementos de entre uno y dos grados entre 1850 y 2005 que afectan sobre todo a la mitad oriental peninsular, desde Gerona hasta Málaga.
  • Subida del nivel del mar, con incrementos de 2,5 mm al año de media en la costa de málaga en los últimos 40 años.
  • Impactos en el Parque Nacional de Doñana uno de los humedales más importantes del continente y una de las zonas más amenazadas. Doñana padece el incremento de temperaturas y del nivel del mar, el aumento de la acidificación debido a los altos niveles de CO2 y las alteraciones en la dirección de los vientos, capaces de alterar la productividad de los ecosistemas.
  • Aumento notable de la presencia de medusas en el Mediterráneo, al aumentar el nivel de sal del agua del litoral debido a la menor aportación de agua dulce en la desembocadura de los ríos al reducirse las lluvias y el cauce de éstos. También debido al incremento de la temperatura media del agua (0,6 grados en el último siglo) y al menor número de depredadores naturales de éstas debido a la pesca y a que los océanos son cada vez más acidos y menos habitables.
  • Flora y la agricultura se ven afectadas por las variaciones en los períodos de floración. La reducción del rendimiento y productividad de los terrenos dedicados a pastos se debe a los períodos largos de sequía y heladas tardías que también influyen negativamente en las plantaciones frutales. Incremento de plagas y del nivel de salinización del suelo.
  • El sector turístico tampoco se libra: las temperaturas excesivamente altas repercuten en el bienestar, las olas de calor impiden la realización de actividades turísticas y el incremento del nivel del mar pone en riesgo zonas costeras susceptibles de inundarse. Almería, Málaga y Cádiz corren riesgo de no poder cubrir la demanda de agua en zonas de gran concentración de gente.
  • La salud de los ciudadanos se ve afectada por el incremento de alergias, por las olas de calor intensas y por la mayor presencia de partículas en el aire arrastradas por los vientos procedentes del norte de África.

Para frenar el proceso de desertización Greenpeace demanda que la próxima reunión de Copenhague (en diciembre de 2009) "asegure que las emisiones de gases de efecto invernadero globales alcanzan su máximo, como muy tarde, en el año 2015 y luego descienden tan rápido como sea posible hasta alcanzar
niveles cercanos a cero." y que "los países industrializados [desembolsen] 110.000 millones de euros en pago de su responsabilidad en la crisis climática que se destinarían a prevenir la deforestación e invertir en energías limpias en los países en desarrollo, así como a luchar contra aquellos efectos del cambio climático que ya son inevitables en estos países."

Fuente: Greenpeace alerta del peligro de "africanización" por el cambio climático en Andalucía y La crisis del clima en Andalucía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

2 comentarios

#1 — asd

Referente a Doñana, el gobierno podría empezar por dos actuaciones directas y concretas:
a) limitar la salvaje invasión y trasiego que genera la romería del Rocío por el Parque Nacional.
b) clausurando la residencia de vacaciones presidencial ubicada en pleno corazón del Paque. Los politicastros, como siempre, dando ejemplo...

O nos empezamos a tomar las cosas un poquito más en serio o este país no saldrá nunca de su mediocridad.

#2 — alfredo

No sólo han alertado de los efectos del cambio climático en Andalucía, también de Galicia o País Vasco!

Impactos económicos para Galicia

El País Vasco se mediterraniza