Por Esther — 7 de Abril de 2008

CN Ascó Google Maps
Vista de la CN Ascó en Google Maps.
Imagen Google / Institut Cartogràfic de Catalunya / Tele Atlas
.

Por Esther Celma La central nuclear de Ascó vertió partículas radioctivas al exterior sin que se sepa exactamente la cantidad, ni cómo ni cuándo ni dónde. La cantidad oscila entre los 0,00001 curios que estima el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y los 5 curios que sospecha Greenpeace.

Según el (PDF) comunidado del CSN, los titulares de la planta (Endesa-Iberdrola), a través de la Asociación Nuclear Ascó-Vandellós (ANAV) informó de ello el pasado día 4 y la "principal hipótesis es que el sistema de extracción y filtración del aire resultó contaminado en las operaciones de limpieza en noviembre del año pasado".

En esa fecha acabó la parada programada de recarga de combustible del reactor. Nadie informó de esta contaminación. Si el CSN lo conocía, tampocó lo difundió. De momento, se han detectado y limpiado unas doce partículas radioactivas. Tampoco se sabe el alcance real de la fuga. El CSN informa que, "en el escenario más desfavorable podría dar lugar a dosis a los trabajadores, al público y al medio ambiente, muy por debajo delos límites legales establecidos". Sin embargo, Greenpeace denunció el mismo día 5, antes de que el CSN informara del incidente, sobre la fuga y acusan tanto a los titulares de Ascó como al mismo CSN de ocultar información. Reclaman explicaciones y un cierre ordenado de las centrales.

Ecologistas en Acción y el Grupo de Estudios y Protección de los Ecosistemas del Camp (Gepec) se han sumado a las críticas de Greenpeace. Se preguntan, además, si la contaminación ha llegado o no a la agricultura y hasta qué punto ha podido afectar a la cadena alimentaria. No es la primera vez que se acusa tanto a la ANAV com al CSN de oscurantismo. La experiencia de Vandellós II pesa mucho.

En Ascó I hay dos factores a tener en cuenta. Uno, la sesión de investidura mañana del presidente del Gobierno. El diputado de Iniciativa per Catalunya Joan Herrera ya ha advertido que pedirá en el mismo "un compromiso firme de las centrales nucleares". También presentará esta semana una proposición no de ley sobre la reforma del CSN, a la vez que reclama una "sanción ejemplar" para los titulares de la planta. El segundo, las intenciones de la ANAV de prorrogar 20 años más la actividad de Ascó I, Ascó II y Vandellós II, próximas a vencer.

Sin embargo, según el informe anual del CSN, las tres nucleares acumularon el 62,5% de las incidencias de los ochos reactores españoles el año pasado. A partir de mayo, sumaron 32 de los 37 incidentes más destacados.

Por cierto, el Ministerio de Industria o no se ha pronunciado aún sobre el recurso de la ANAV a la sanción de 1,6 millones de euros impusta a Vandellós II en el año 2006 por el incidente del 2004 o la sanción se ha satisfecho sin hacer ruido.

Actualizado 17h: Las inspecciones del Consejo de Seguridad Nuclear han registrado 140 partículas radioactivas que no se han dispersado por el exterior de Ascó I y con potencia muy baja. Uno de los portavoces de ANAV, Paco Moragas, afirma que “se han localizado en la terraza de los edificios de combustible, control y turbinas y su radioactividad es tan baja que no puede suponer riesgo alguno ni para las personas ni para el medio ambiente”.

El CSN mantiene la hipótesis que derivan de del sistema de extracción y filtración de aire, que se hubiera contaminado en noviembre tras la parada progla parada programada de recarga de combustible del reactor.

El CSN ha clasificado el incidente en el nivel 1 de la Escala internacional de sucesos notificables (INESS).

El PSC pedirán una comparencia de la presidencia del CSN al Congreso para que dé explicaciones sobre el incidente. Por su parte, Greenpeace, Ecologistas en Acción y Gepec piden una sanción ejemplar para los titulares de la central. También exigen un análisis radioactivo desde noviembre.

Actualizado 14 de abril: La fuga radioactiva de Ascó I es 250 veces superior a la que informó la central nuclear.

Esther es periodista freelance. Corresponsal de El Vigía y adjunta de El Periódico en Tarragona. También colabora con TV3 y la Agencia Efe.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

6 comentarios

#1 — Mikel

Yo realmente no se como todavía no me he muerto viviendo en Reus: dos centrales nucleares a 50km, dos más a 30km, y además una central petroquímica a 4km... sin contar con todas la fábricas que nos rodean...

#2 — Carolina

Perdonen mi profunda ignorancia, pero ¿a qué se refieren con las partículas radiactivas?

#3 — J.

Tú lo has dicho: "todavía"...

#4 — jose luis

Un apunte para que no quede duda alguna de la magnitud de la "fuga"

Para que os hagais una idea de la radiactividad liberada (ahora que sabemos que que las particulas eran cobaltos, manganesos y alguna cosa mas), si alguien se tragara todas las partículas de la fuga, la radiación que recibiría es inferior a la que recibimos cuando hacemos un vuelo en avión desde Barcelona a Nueva Yotk, muy por debajo de los límites legales.

Vamos que si por peligrosidad radiactiva fuera, es mucho más peligrosas la térmica de As Pontes porque continuamente salen toneladas de CO2 por su chimenea que es radiactivo (debido al Carbono 14) y sin ningun tipo de control.

No os dejeis impresionar por todo lo que tiene la palabra "nuclear". Esa es la herramienta de utilizar el miedo y la ignorancia para que acabemos aceptando las tesis de unos pocos. Por cierto técnica muy utilizada últimamente.

Quiero destacar además que el CSN es "el único organismo del estado con competencias para determinar la magnitud de este tipo de fugas", ni Greenpeace, ni la empresa propietaria de Ascó, ni el gobierno, ni ICV. Que quede muy claro.

#5 — Esther

4# José Luís: Gracias por la aclaración de las magnitudes. El CSN debe ser el organismo competente en materia nuclear, pero sufre una crisis de confianza, tan por la politización de la presidencia de la que fue objeto como por reclasificar el incidente de Vandellós 2 de 0 a 1 y luego a 2.
Precisamente porque el mismo concepto "nuclear" es muy sensible a causar alarma, se debería ser muy escrupuloso con la información y no dar la imagen de opacidad. Lo mismo sirve para los titulares de industrias tipo químicas, térmicas - gracias otra vez por el dato que das sobre As Pontes- o incineradoras.
La nuclear es la principal fuente económica del municipio de Ascó (1.500 habitantes) y su alcalde ha manifestado "no quise decir nada a la población para no alarmarla". De hecho, allí pocas personas se alarman porque conviven con ella y a cambio tienen excelentes contraprestaciones, pero bajo mi punto de vista es ese tipo de información que hay que proporcionar siempre para evitar sospechas.

#6 — Dersu

He trabajado en varias etapas en las centrales catalanas para una subcontrata. Aunque el tema ha sido bastante grave tampoco hay para tirarse de los pelos. Lo que hemos oído es que unas partículas radiactivas, metálicas, han sido detectadas en el exterior pero no después del doble vallado. El problema principal que le veo al incidente es que no habiendo portales de detección en el exterior (en la calle de allá) cualquiera podría haberse llevado una partícula a casa, al coche... metida en la suela de los zapatos. Mucho más difícil es que alguien las inhalara, puesto que tienen un cierto peso. Me consta que los trabajadores de protección radiológica están currando mucho para detectarlas y retirarlas.