Por Nacho Palou — 5 de Marzo de 2009

El Maíz del Edén por 50742k
El Maíz del Edén fotografía de 50742k.

Algunas consideraciones a tener en cuenta respecto a los biocombustibles publicados en Food Versus Biofuels: Environmental and Economic Costs y recogidos por Civil Eats:

  • Obtener un litro de etanol requiere un 143 por ciento más de la energía contenida en un litro de éste.
  • Si EE UU convirtiese todos sus cultivos de maíz en biocombustibles apenas le llegaría para reemplazar el 4 por ciento del petróleo que consume.
  • La huella del agua de un litro de biocombustible es de más de 1.600 litros de agua.

Los datos anteriores se refieren al etanol procedente del grano de maíz, que es el de mayor producción en EE UU y otros países y también es el más ineficiente. Otros países, como Brasil, emplean como biomasa de origen la caña de azúcar, que requiere menos energía y recursos, pero cuya producción aún resulta ineficiente.

Aunque los biocombustibles pueden reducir las emisiones de gases contaminantes o los causantes del llamado efecto invernadero en un 50 por ciento respecto a los combustibles de origen fósil, se sabe que la masiva conversión de alimento en combustible influyó notablemente -si acasó no provocó por sí mismo- la grave crisis alimentaria mundial de 2007/08.

También sucede que no parece que su rendimiento sea muy bueno en la práctica. Organizaciones de consumidores de EE UU como Consumer Reports han podido comprobar que aunque emita menos gases nocivos la autonomía de sus vehículos se ve reducida de forma significativa, lo que exige repostar más a menudo para conseguir la misma autonomía que empleando gasolina (The ethanol myth).

En general la producción de biocombustibles actualmente es muy poco eficiente en la forma de energía y recursos que se necesita para su obtención. Dependiendo del tipo y origen, requieren actualmente entre un 25 y un 120 por ciento más de energía procedente de combustibles fósiles que la que se obtiene de ellos (Net Energy: More Harm than Good?).

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

6 comentarios

#1 — Iván

Como pollos sin cabeza...

#2 — Train

No hay que jugar con la comida sino buscar otra alternativa y sobre todo mucho carril bici.

#3 — barra

Creo que esto sólo es posible en paises como Brasil que cumplen las condiciones perfectas de tamaño y condiciones atmosfericas.

El salto directo al coche eléctrico puede ser la mejor decisión.

#4 — DAVID

Totalmente deacuerdo con Train. Menos cultura del coche y más esfuerzo personal (bici, caminar, etc). Las alternativas que juegan con la producción de biocombustibles implican consumo de agua y terrenos, por lo que no es nada viable. Que se pongan las pilas los científicos y piensen en algo rentable .

#5 — Kippel

Toda esta historia del etanol proveniente del maíz no fue más que una excusa para subvencionar a los agricultores estadounidenses.

Como el gobierno no podía dar ayudas directas se sacaron la ayuda para fomentar el biocombustible, y así salió.

#6 — Nacho

De ahí a venderlo como alternativa sostenible, limpia y eficiente, hoy por hoy, hay un trecho.

Recientemente leí una columna de opinión en la revista Car en el que el autor se mostraba totalmente convencido de que podía seguir la fiesta automovilística porque los biocombustibles estan aquí para salvarnos de la noche a la mañana de forma "sostenible y no contaminante" (!!) un auténtico chiste, vaya.