Por @Alvy — 29 de Enero de 2008

Comprueba la presión de los neumáticos del coche una vez al mes para que estén perfectamente calibrados.

Unas ruedas ligeramente desinfladas hacen que el consumo de gasolina del coche sea mayor. Se ha calculado que estando correctamente infladas se puede ahorrar entre un 3 y un 5 por ciento de combustible: menos gasto y menos contaminación. Además, un vehículo cuyas ruedas están a la presión adecuada según la carga que lleve facilita una conducción más segura y eficiente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

1 comentario

#1 — Nacho Palou

También es importante vigilar la presión para conseguir un desgaste de la superficie del neumático uniforme. Si está demasiado hinchado se gastará antes la parte central de la banda de rodadura mientras los laterales estarán casi nuevos; si están demasiado flojos se gastarán antes los bordes --y seguramente habrá que cambiarlos y desecharlos antes de lo necesario.