Por @Alvy — 25 de Febrero de 2008

No abras la puerta del horno mientras cocinas a menos que sea estrictamente necesario.

Aunque el olorcillo que salga sea muy agradable, cada vez que abres la puerta la temperatura baja puede bajar hasta 4 ó 5 grados, derrochándose energía, además de que la comida tardará más en cocinarse.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

2 comentarios

#1 — xinxaxoxos

Pero dejarse la puerta abierta una vez ya se ha terminado de usar vale para calentar la cocina, en vez de dejar que se enfrie con la puerta cerrada.

#2 — l3utterfish

Si señor, eso sí que es doble uso energético.