Por @Alvy — 25 de Febrero de 2008

No abras la puerta del horno mientras cocinas a menos que sea estrictamente necesario.

Aunque el olorcillo que salga sea muy agradable, cada vez que abres la puerta la temperatura baja puede bajar hasta 4 ó 5 grados, derrochándose energía, además de que la comida tardará más en cocinarse.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo