Por @Alvy — 25 de Febrero de 2008

No abras la puerta del horno mientras cocinas a menos que sea estrictamente necesario.

Aunque el olorcillo que salga sea muy agradable, cada vez que abres la puerta la temperatura baja puede bajar hasta 4 ó 5 grados, derrochándose energía, además de que la comida tardará más en cocinarse.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

2 comentarios

#1 — xinxaxoxos

Pero dejarse la puerta abierta una vez ya se ha terminado de usar vale para calentar la cocina, en vez de dejar que se enfrie con la puerta cerrada.

#2 — l3utterfish

Si señor, eso sí que es doble uso energético.

Microsiervos Selección


El gen: Una historia personal

EUR 10,44

Comprar


Primavera silenciosa

EUR 9,49

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección