Por Esther — 21 de Noviembre de 2008

El suelo y los recursos no son inagotables, dijo el Capitán Obvio sin que le hicieran mucho caso. Así que la planificación y el diseño urbano empieza (o debería hacerlo) con la evaluación de los beneficios y de las consecuencias de los diferentes usos del territorio.

Otra vez el Capitán Obvio advirtió que las ciudades sirven de bien poco si no son habitables. Y para que sean así, la gente debería poder moverse sin problemas, poder respirar aire limpio, beber agua de calidad y aprovechar la luz natural para poder disfrutar de algo más que cemento, asfalto y neones.

En algunas ciudades, sí escucharon al Capitán Obvio. De hecho, más que a él, hicieron caso a los históricos: antiguamente, las poblaciones sabían aprovechar bien sus recursos. El National Building Museum de Washington ha clausurado recientemente una exposición sobre comunidades verdes. Un urbanismo basado en estrategias sostenibles y tecnologías innovadoras para reinventar la ciudad.

Uno de los ejemplos de comunidad verde histórica es el de la ciudad argentina de Mendoza. Rodeada de semidesierto, es un auténtico vergel, con parques públicos de decenas de hectáreas. Un sistema de canalizaciones aprovecha hasta la última gota de humedad para mantener un aspecto verde y con sombra. Curiosamente, según los propios mendocinos, aprendieron a usar las acequias de los españoles.

Un ejemplo más reciente es el de Alameda Porvenir, en la capital colombiana de Bogotá. Es un corredor de verde de 17 kilómetros, pensado para los peatones, las bicicletas y el transporte público. Conecta con la red de bibliotecas, los colegios y los parques metropolitanos.

El futuro barrio de Documento PDF Mona Terrace, en Michigan, es un caso más complejo. Allí, en 1970 se clausuró una planta de tratamiento de aguas por contaminar. Dejó yermas unas 21 hectáreas de terreno, inhabitables hasta hoy. La administración, mediante el programa piloto de descontaminación ER3, las recuperará para construir viviendas.

En la zona, predominan los afroamericanos y la tasa de pobreza es del 33%. Teniendo en cuenta estas condiciones, se opta por un centenar de viviendas adosadas, construidas por mano de obra local. La comunidad participa en su diseño. El barrio será muy peatonal, con calles arboladas y muchas zonas verdes. También se restaurarán unos humedales cercanos.

El Capitán Obvio, seguramente, estará contento.

(Vía William McDonough.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

4 comentarios

#1 — Jordi

En urbanarbolismoestamos investigando una tipología de urbanización que es autosuficiente en el uso del agua y genera su propia naturaleza "urbano-protegida" estableciendo relaciones de simbiosis con la vegetación.

#2 — Esther

#1 Jordi, gracias por el enlace, todo un ejemplo de comunidad verde. Lo que más me ha gustado es lo de reutilizar el agua 5 veces. Seguiré vuestro proyecto! :-)

#3 — Dersu

Sinceramente, me parece achicar agua del mar. Las ciudades son un invento de la Edad Media, y en lo que eran entonces es en lo que se tenian que haber quedado. Pensar que una macrourbe, por muchos parques, acequias y carriles bici que tenga va a ser humanamente (en el más amplio sentido) sostenible es creer en meigas (que haberlas...). Vuelta al concepto de polis o ciudad pequeña, por favor. descentralización de los recursos, no un mundo multicentrista y multipolar. Extensivo vs. Intensivo. Enhorabuena por los temas y el enfoque

#4 — Esther

#3 Dersu, ya no se puede dar marcha atrás. La tendencia es justo al revés de lo que deseas, megapolis con millones y millones de habitantes... ahí sí se está a tiempo, en mi opinión, de una planificación urbana más respetuosa. A menudo nos quejamos del urbanismo salvaje de los 60-70 en España, pero si damos una ojeada a la construcción actual, sigue siendo salvaje a pesar de los enormes cambios políticos, legales y sociales.