Por Esther — 8 de Enero de 2009

bombilla-bajo-consumo.jpgEl Instituto para la diversificación y el ahorro de energía (IDAE) empezará a repartir gratis 21,96 millones de lámparas de bajo consumo en febrero, a razón de una por hogar entre este año y el 2010.

La medida se hará a través de vales de regalo en la factura de la luz y costará 64 millones de euros. El concurso para el suministro de las bombillas sale con un presupuesto de 42 millones de euros. Y se contrata a Correos su reparto, por un importe de 22 millones de euros.

Sin cuantificar aún, además, se repartirán seis millones de bombillas de bajo consumo, mediante un programa 2x1 para la sustitución voluntaria de las bombillas incandescentes.

El regalo de bombillas forma parte del Plan de Activación del Ahorro y la Eficiencia Energética 2008-2011, aprobada por el consejo de ministros en agosto. Los argumentos son que las bombillas de bajo consumo ahorran 100 euros en su vida útil, consumen un 80% menos de energía, duran entre 6 y 8 veces más que una bombilla incandescente y que se adelantan así al calendario propuesto por la Unión Europea.

Si tenemos en cuenta que el paquete de 31 medidas del Plan está presupuestado en 241 millones de euros, resulta que más de una cuarta parte del presupuesto (26,5%) se destina a regalar una bombilla de bajo consumo por hogar.

Sin embargo, disminuir las pérdidas en transporte y distribución de la energía eléctrica, que alcanzan un 20%, ocupan... el último lugar del plan, sin financiación y sin medidas concretas para conseguirlo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

21 comentarios

#1 — ansanma

¿Y qué pasará con todas las bombillas incandescentes que aún funcionan? ¿No es un principio básico de ecologismo utilizar algo hasta el final? Espero que al menos se reciclen para que no contaminen, pero esto también tiene un coste ambiental que seguramente tampoco hayan calculado...
Además, antes de ponerse a regalar bombillas de bajo consumo habría que ver si la tecnología de leds avanza y las hace obsoletas antes de que se obtengan esos prometidos beneficios.

#2 — Raúl

Las bombillas de bajo consumo, en los lugares donde se encienden y apagan muchas veces y están en funcionamiento cortos periodos de tiempo ( por ejemplo, un pasillo) duran bastante menos, y no llegan a amortizarse. Quizás prohibir las de incandescencia sea demasiado radical. En algunos lugares son la mejor opción.

#3 — Nacho

#2 Raúl, ¿tienes algún enlace a algún estudio o artículo al respecto?

gracias

#4 — ansanma

#3 Nacho, en "Curioso pero inútil" trataron de forma exhaustiva el tema:

http://curiosoperoinutil.com/2007/01/15/tubos-fluorescentes/

y la conclusión es que siempre es mejor apagar la luz (si vas a estar fuera de la habitación más de unos segundos).

Otra cosa es que no te guste enceder la luz en un pasillo y obtener poca intensidad al principio (una clara desventaja de las de bajo consumo hoy por hoy).

#5 — Diego

Pues parece que es algo parecido a lo que Australia decidió hacer en el 2007.
He intentado buscar en qué estado está esto, porque comentaban que por el 2009 ó 2010 iban a obligar a que se dejaran de vender y de fabricar.

Comentando la noticia, no deja de ser un paso positivo, que con el tiempo veremos cuán positivo es, sobre todo por lo que comenta #2 Raúl, sería interesante ver algún estudio.

¡Saludos!

#6 — BROM

Lo que dice Raul es cierto. Sale por ejemplo en la "Guía Práctica de la energía" creada por la IDAE, que creo que ya se habló de ella en Ecología Microsiervos, aunque aun así os la enlazo: PDF.

En la página 37 del PDF (70 en la versión impresa) dice así en la sección "Lamparas de bajo consumo":

"En ubicaciones con encendidos y apagados frecuentes es recomendable poner lámparas del tipo electrónico, en vez de las de bajo consumo convencionales, ya que éstas ven reducida de manera importante su vida útil con el número de encendidos"

#7 — Nacho

#5 si, lo sé, lo comentamos en Desmitificando sobre las bombillas y si es mejor apagarlas cuando no se usan.

#7 BROM, sí, en muchas partes se hace tal afirmación, pero toda fuente es poca porque normalmente aparece como una afirmación "de andar por casa".

Las lámparas electrónicas no son convencionales (incandescentes) sino tipo LED (como los semáforos modernos).

#8 — opinante razonante

Que manía les ha cogido todo el mundo a las bombillas de incandescencia. Sin embargo bien utilizadas no son tan malas. Pongo un ejemplo: Yo en invierno aprovecho su mala eficiencia lumínica para calentar mi casa, y lo que desperdicio de luz me lo ahorro en calefacción (también es eléctrica). ¿Y acaso es comparable la luz de un foco halógeno con la fría luz de un fluorescente?. Debería lucharse por mezclar ambos tipos, siendo la fluorescente de refuerzo y la de incandescencia la que nos regale los colores. Si en verano sacrificas la incandescencia (y en esa época se necesitan menos horas de luz artificial) y en invierno prescindes de la fluorescente tenemos un buen equilibrio de utilización.

-Por favor, menos radicalidad con la incandescencia, si algun día vivimos en casas inteligentes, sabrán tener esto en cuenta-

#9 — Marcelo

En Argentina se realizo el año pasado (principalmente en la Provincia de Buenos Aires) pero no tuvimos mucha informacion sobre el resultado de dicho proyecto...

#10 — franklin gonzalez venezuela

bueno ante todo le digo como consumidor en ahorro fue gran avance económico,en rendimiento como de claridad para lectura lo mejor,y en consumo como electricistas que soy es un beneficio lastima que las personas aun no se dan cuenta de eso. de todos modos hay que revisar el costo real de la bombilla con respecto al consumidor.

#11 — Jose Liko

La luz de las de bajo consumo es simplemente odiosa.

A mi me gusta más la luz de las incandescentes incluso usadas a 1/4 de su luminosidad máxima mediante regulador.

¿Por qué no nos regalan reguladores en lugar de estas bombillas?

¿O es otra forma más de financiar de forma encubierta a las grandes empresas eléctricas?

Piensa mal...

#12 — OceanO

#5 BROM y #7 Nacho:

Con lo de electrónicas creo que no se refieren ni a las de bajo consumo normales que se encienden lentamente, ni a las de LED. Creo que se trata de lámparas de bajo consumo, pero con un sistema electrónico de encendido que hace que se enciendan instantáneamente.

Yo tengo una de estas lámparas en la despensa, que imaginaréis que no está encendida largos periodos, y funciona de maravilla.

Lo siento, pero no he encontrado en una búsqueda rápida una referencia sobre el tema. Quizás alguien más pueda confirmarlo...

#13 — OceanO

#Jose Liko: Yo tenía en una habitación un regulador, y por lo que vi al desmontarlo cuando se rompió es una resistencia variable puesta en serie con al lámpara, así que no consumes menos, sino que regulas la cantidad de electricidad que quieres gastar en la resistencia en vez de en la lámpara.

#14 — ansanma

#12 Jose Liko: Para comprobar lo que dice #14 OcenaO, si después de un rato el regulador está caliente es que estás gastando lo mismo, pero obteniendo menos luz por la electricidad que pagas.

#7 Nacho: Ops, ¡se me olvidó buscar primero en ecoMicrosiervos! Pero recuerdo haberlo leído en su momento porque me quedé con la cifra de 23 segundos.

#15 — David


El problema es el de siempre, ¿por que me tiene que decir el gobierno lo que tengo que hacer o lo que no?

¿No es mejor que cada uno en función de sus necesidades elija lo que mas le conviene?

Para unas situaciones serán mejor las de bajo consumo pero quizá en otras la opción de las incandescentes tampoco sea mala.

Y si realmente las de bajo consumo son mejores, no hay problema, seguro que todo el mundo las comprará y a nadie se le ocurrirá seguir fabricando incandescentes si sabe que no se van a vender.

#16 — Esther

Más allá de si son buenas, malas, mejores o peores, a mí lo que me llamó la atención es que destinen 64 millones de euros para regalar una bombilla por casa. Es una inversión, a mi entender, muy desproporcionada e incluso inútil, puesto que si la fabricación de bombillas incandescentes tiene fecha de caducidad, la gente no tendrá más remedio que sustituirlas. Es como si subvencionaran televisiones con TDT para avanzarse al apagón analógico.
Esa inversión sería muchísimo más rentable y eficiente en I+D, por ejemplo.

#17 — Nacho

Ese es el punto Esther – no tiene mucho sentido sustituir lo que a medio plazo se va a tener que cambiar por narices si se dejan de fabricar as bombillas incandescentes.

Igual ese dinero daría seguramente para, por ejemplo, rebajar el iva de las bombillas o subvencionarlas en parte durante los primeros años de cambio obligatorio.

También las bombillas ya fabricadas han supuesto un gasto o inversión energética y material y tirarlas mientras funcionen es tonteria.

#18 — Cristóabl Gallego Lechón

Yo no he calculado, ni sé cómo hacerlo, el consumo de ambos tipos de bombillas; pero si dicen que las incandescentes consumen más, así será....
Utilzo ambos tipos, según para qué, y me va muy bien.
Coincido en que el gasto de bombilas gratuitas es un derroche...

#19 — Pablo

De verdad no entiendo algunos comentarios. Una bombilla de bajo consumo gasta 1/5 de la energía que gasta una incandescente dando la misma cantidad de luz, y duran un 80% más. Las lámparas incandescentes deben ser de los artefactos más ineficientes que alguna vez se hayan inventado, desperdiciando el 90% de la energía.

Acá en Uruguay se tomó esta misma medida el año pasado y la gente ha empezado a tomar conciencia del problema. De verdad me extraña que esto no se haya hecho antes y que hayamos pasado más de 100 años desperdiciando tanta energía en algo que era evitable.

Sobre el comentario #11, existen lámparas de bajo consumo de luz cálida, que dán una luz igual a la de las incandescentes.

Espero que el comentario #8 sea en broma, no quiero pensar que alguien usa una bombilla para calentarse en un país del primer mundo...

Saludos.

#20 — LifeBalance

Me hace gracia cuando los que promueven el ahorro energético cifran tan a la ligera los niveles de ahorro que pueden conseguirse.

En mi casa, después de la reforma se pusieron downlights con bombillas de bajo consumo, y aunque son de marca, se funden con bastante facilidad y en mucho menos tiempo que el pronosticado.

Yo las empleo en el estudio, el comedor y la cocina, y las que más tiempo dejo encendidas son las del estudio. Las de la cocina y el comedor se usan más, pero en períodos cortos, el resultado es un dineral cambiando las fundidas.

Luego están las lámparas antiguas que uno quiere conservar, y donde las de bajo consumo no entran de ninguna forma.

Además creo que estamos olvidando que más que la tecnología lo que prima es el sentido común, se de gente que tiene iluminados pasillos o estancias con "tantas" de estas bombillas que no me queda claro si comprenden el concepto de ahorrar.

Por no hablar de los que emplean halógenos en el pasillo y tienen (literalmente) 14 bombillas de 50w. El que diseñó el piso se quedó a gusto. Uno puede desconectar parte, pero desde luego queda feo; también puedes llamar para que te quiten algunas, tapen los agujeros y luego pintar el techo. Aunque solo quería resaltar lo mal que lo hizo quien diseñó la vivienda.

Saludos a todos

#21 — jmas

Cada bombilla "de regalo" nos va a costar 3 euros, ¿porqué en españa creemos que el dinero público cae del cielo? acaso no sale de nuestros bolsillos también?.