Por @Alvy — 8 de Mayo de 2008

Descarga el software que compres, evita los paquetes físicos con manuales y discos compactos.

Hoy en día casi todo el software comercial está disponible en versión «descargable» y con manuales en línea o PDF, por no hablar del software gratuito y el libre, otras alternativas. Además de ocupar menos espacio es más ecológico al no requerir papel ni discos compactos para su distribución. Y si se te borra o te cambias de ordenador, lo puedes descargar de nuevo. [Consejo #42 de las 50 Formas de Ayudar al Planeta.]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

1 comentario

#1 — Aurelio Llorente

No siempre es así. Hay empresas que te cobran por el servicio de "seguro de descarga", si intentas bajarte otra vez el programa pasado un tiempo y no suscribiste ese "seguro" te cobran otra vez el programa, o por lo menos el "servicio de soporte". Así que hay que tenerlo en cuenta y guardar bien la versión descargada.