Por @Alvy — 2 de Enero de 2007

Dejar de fumar es como entrar en la cárcel. Si sobrevives los tres primeros días, puedes superarlo.

My Name is Earl (2005)

 

 

 

 

 

 

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear