Por @Alvy — 2 de Enero de 2007

Dejar de fumar es como entrar en la cárcel. Si sobrevives los tres primeros días, puedes superarlo.

My Name is Earl (2005)

Compartir en Facebook  Tuitear