Logo Lainformacion.com
< Más fuentes pixeladas
¿Faltó algo en la keynote de Jobs del martes? >

Desorganización

Cuando Dios quiso destruir la torre de Babel, no le lanzó un rayo o provocó un terremoto, le bastó con provocar la desorganización confundiendo los idiomas en que hablaban. Y es que como siempre, cuando cada uno habla de sus cosas en una reunión, cuando nadie quiere entender al otro, las cosas no funcionan.

Snowcrash (Neal Stephenson, 1992) | vía