Por @Alvy — 13 de Enero de 2006

Cuando Dios quiso destruir la torre de Babel, no le lanzó un rayo o provocó un terremoto, le bastó con provocar la desorganización confundiendo los idiomas en que hablaban. Y es que, como siempre, cuando cada uno habla de sus cosas en una reunión, cuando nadie quiere entender al otro, las cosas no funcionan.

Snowcrash (Neal Stephenson, 1992) | vía

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD