Logo Lainformacion.com
< El gran follón de las demandas por patentes de telefonía móvil
La buena ortografía cuenta >

«Copias de seguridad» digitales de monumentos y construcciones del MundoReal™


Versión digital de la Capilla Rosslyn. Foto: Historic Scotland / NYTimes.com

El artículo del NYTimes.com, Scots Aim Lasers at Landmarks, habla de la interesante iniciativa CyArk y de la tecnología desarrollada para digitalizar con precisión milimétrica cualquier estructura o construcción existente en el MundoReal™. Su objetivo es hacer copias digitales de 500 monumentos declarados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Para lograrlo utilizan un escáner láser que gira 360 grados y registra 50.000 puntos del entorno por segundo, millones de ellos por cada jornada de trabajo. Los puntos son el elemento básico en la construcción de figuras y entornos en 3D. Cuantos más puntos existan mayor es la fidelidad y precisión del modelo virtual. El escáner puede incluso identificar y determinar algunos de los materiales con los que están construidos: piedra, cristal, madera,...


La Subterránea. Jesse Vogler / Raimund McClain, Mapping Abysses.

El sistema permite registrar todo tipo de estructuras, como las calles que discurren bajo la ciudad mejicana de Guanajuato, conocidas como La Subterránea.

Para los ingenieros a cargo del proyecto se trata de una especie de copia de seguridad de monumentos que corren el riesgo de deteriorarse por desastres naturales, la acción del hombre o simplemente por el paso del tiempo. Si un monumento o cualquier otra estructura sufriera graves daños o se destruyese totalmente siempre existiría una versión virtual fiel al original, que además podría utilizarse como referencia para su restauración o reconstrucción.

Y ponen como ejemplo la destrucción de los Budas de Bamiyán, en Afganistán, que fueron destruidos con bombas en 2001, y que ahora podrían reconstruirse con total fidelidad si hubieran sido registrados con este método.

De hecho, la reconstrucción de este tipo de monumentos podría hacerse directamente con robots industriales que únicamente tendrían que seguir y reproducir el modelo digital para tallar en piedra una nueva reproducción. La copia sería exacta al milímetro, aunque no estaría directamente construida por las manos del hombre.