Por @Wicho — 24 de Septiembre de 2021

La Starliner de vuelta en el edificio en el que es ensamblada – Boeing
La Starliner de vuelta en el edificio en el que es ensamblada – Boeing

Hace un par de días la NASA anunciaba una reorganización de su departamento de misiones tripuladas que yo creo que dará que hablar en el futuro. Y cuando tenga más claro mi opinión al respecto os cuento. Aunque creo que no me gusta. Pero en la teleconferencia posterior uno de los temas que salió fue el estado de la Starliner de Boeing para la segunda misión de prueba de esta cápsula espacial tripulada. Y todo parece indicar que no volará antes de 2022.

Tras el fracaso de su primera misión de prueba Boeing tenía a finales de julio una Starliner en la plataforma de lanzamiento lista para intentar repetir la misión. La idea era lanzarla, que se acoplara con la Estación Espacial Internacional, y que volviera a tierra. Todo esto de forma autónoma. Es la misión conocida como OFT–2.

Pero a pocas horas del lanzamiento 9 válvulas del sistema de combustible situadas en el módulo de servicio de la cápsula se negaron a abrirse. Y nada de lo que hizo Boeing las puso en orden. Así que no quedó más remedio que devolver la cápsula al edificio en el que es ensamblada a ver qué pasaba. Se hablaba entonces de que se retrasaría cómo poco hasta mediados de noviembre porque hay otras misiones con prioridad listas para ser lanzadas.

Sin embargo a preguntas de los periodistas Kathy Lueders, la hasta entonces responsable de los programas tripulados de la NASA, dijo que Boeing sigue sin saber por qué fallaron las válvulas. Y que, de hecho, es muy probable que decida coger el módulo de servicio que estaba preparando para la primera misión tripulada de una Starliner –suponiendo que todo saliera bien por fin en la segunda misión de prueba– y ponérselo a la que quiere lanzar en la misión de prueba. Con todo ello, añadió, ve poco probable que se pueda lanzar la OFT–2 antes de fin de año.

Y después habrá que ver cómo encaja con la disponibilidad de puertos en la Estación, pues la Starliner usa los mismos que las Crew Dragon y las Dragon de carga, y sólo hay dos disponibles.

Crew Dragon que a este paso llevarán dos años volando tripuladas a la EEI para cuando Boeing consiga lanzar la OFT–2. Toda una lección de humildad para una de las viejas glorias de la industria aeroespacial.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 24 de Septiembre de 2021

Ilustración sobre la Noche europea de las personas investigadoras 2021 - Unión Europea

En la noche del viernes 24 de septiembre de 2021 cientos de actividades en más de 360 localidades repartidas por 29 países de toda Europa marcarán la edición de este año de la Noche europea de las personas investigadoras.

La idea es acercar la investigación y los investigadores al público; promover proyectos de investigación de excelencia en toda Europa y fuera de ella; aumentar el interés de los jóvenes por las carreras científicas y de investigación; y mostrar el impacto del trabajo de los investigadores en la vida cotidiana de los ciudadanos. Pero todo esto en eventos llevados a cabo fuera de los laboratorios, claro: calles, museos, playas y bares son algunos de los lugares escogidos.

En España en concreto hay ocho proyectos, más uno compartido con Portugal. Por la parte que me toca me llena de orgullo y satisfacción que en mi tierra se vaya a llevar a cabo G-Night, pues lo cierto es que por ahora la mayoría de las comunidades autónomas no hay ningún evento. Coordinado por la Universidad de Vigo, llega a ni más ni menos que siete ciudades gallegas.

Con la covid a vueltas muchos de los eventos tienen versiones en línea por si no quieres o puedes acercarte. Así que no lo dejes pasar; el año pasado unos dos millones de personas se pasaron por los distintos eventos

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Septiembre de 2021

ROT 8000: atacaremos al amanecer

El ROT8000 es un cifrado César en el que se suma x8000 (en hexadecimal; 32768 en decimal) al número de carácter Unicode de cada letra, de modo que el resultado «cae» medio por casualidad en el alfabeto chino y se convierte en algo aparentemente indescifrable. Sin embargo, conociendo el sistema o haciendo un rápido análisis estadístico se podría recomponer un texto suficientemente largo con cierta facilidad. En otras palabras: es como un ROT13, pero a la bestia.

En internet es (o era) relativamente conocida la técnica criptográfica del cifrado ROT13, un sistema de sustitución de tipo César consistente en reemplazar cada letra del alfabeto por otra mediante un desplazamiento del alfabeto (por ejemplo: A = C, B = D, C = E, etcétera). El ROT13 tiene la particularidad de que usándolo en el alfabeto latino de 26 letras el cifrado y el descifrado son la misma operación, dado que sumar dos veces 13 es lo mismo que dar una vuelta completa al alfabeto de 26 letras, así que se acaba donde se empezó. El ROT8000 tiene la misma propiedad para el Unicode, igual que el ROT47 hace lo mismo pero para el código ANSI.

En los tiempos en los que todo el campo era ASCII el cifrado ROT13 se usaba en foros y mensajes para ocultar mensajes no demasiado importantes, haciendo que no fueran visibles de forma obvia. Pasándolas por el conversor ROT13 se recuperaba el texto original, que podía ser la solución de un pasatiempo, un texto con el que se querían evitar filtros censores y cosas así.


Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 23 de Septiembre de 2021

Vista desde la cabina del Falcon 20 de la DLR durante los vuelos de calibración – Thomas Marwick/DLR
Vista desde la cabina del Falcon 20 de la DLR durante los vuelos de calibración – Thomas Marwick/DLR

Lanzado el 23 de agosto de 2018, el satélite medioambiental Aeolus está demostrando ser un gran éxito a la hora de medir la velocidad del viento sobre toda la Tierra. E indirectamente de la presencia de partículas en la atmósfera. Y es que gracias a él ahora tenemos cobertura global para esas medidas que antes sólo tomábamos en sitios muy determinados. Pero las medidas no sirven de nada si no sabemos a ciencia cierta que son buenas. Así que durante este mes se está llevando a cabo una campaña para calibrar los instrumentos del satélite y sus medidas. Y para ello se usan láseres y aviones.

Impresión artística de Aeolus en órbita – ESA
Impresión artística de Aeolus en órbita – ESA

Se ha escogido la zona sobre las islas de Cabo Verde porque, al estar cerca de los trópicos, la atmósfera en esa zona suele incluir también una cantidad considerable de partículas arrastradas por el aire desde el continente africano y eso ayuda con la calibración. Además, cuenta con aeropuertos desde los que pueden operar el Falcon-20 de la DLR y el Falcon-20 de Safire que forman parte de la campaña, que miden parámetros a distintas alturas, siempre que pueden colocándose debajo del satélite para que las medidas sean simultáneas. Esas medidas se complementan con las que toman desde tierra dos láseres.

Claro que esto lleva a la cuestión de quién calibra a los calibradores. Y es que, por supuesto, los instrumentos que van a bordo de los dos aviones y los de los láseres tienen que estar también bien calibrados. Por ello llevamos años y años buscando definiciones cada vez más precisas de lo que es un metro, un gramo, o un segundo para, por ejemplo, a partir de ellas, poder derivar el resto de las unidades y calibrar instrumentos.

Aeolus está en Twitter como @esa_aeolus.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo