Por @Wicho — 18 de Mayo de 2024

Esta pasada noche un Falcon 9 de SpaceX ha puesto en órbita un lote de 23 satélites de la constelación Starlink de acceso a Internet. Pero lo más relevante del lanzamiento es que la primera etapa del cohete, con el número de serie B1062, llevaba a cabo su vuelo número veintiuno. Y que después de cumplir con su cometido aterrizó sin problemas en el espaciopuerto flotante A Shortfall of Gravitas, con lo que podrá seguir volando.

Estrenada en noviembre de 2020, la B1062 lleva puestas ocho personas en órbita en las misiones Inspiration4 y Axiom Ax-1 y más de 500 satélites. Sobre todo satélites Starlink pero no únicamente, ya que también lanzó satélites GPS III, el Nilesat-301, el ArabSat 7B, y hasta un lote de satélites OneWeb. Su lanzamiento anterior tuvo lugar el pasado 13 de abril.

Con el de esta noche la B1062 sigue siendo la líder de la flota en cuanto a número de vuelos, aunque le siguen de cerca la B1061, con veinte vuelos, la B1063 con 18, y la B1067 con 19.

Cuando la compañía empezó a recuperar primeras etapas con éxito hablaba de poder reutilizarlas diez veces antes de tenerlas que someter a una revisión profunda. Pero según han ido viendo cómo se comportan han ido subiendo esa cifra y ahora apuntan a las 40. Aunque no sería de extrañar que esa cifra volviera a subir.

Este ha sido el lanzamiento número 51 de SpaceX en lo que va de año, el número 36 de satélites Starlink. A este ritmo no deberían tener problemas para batir su récord de lanzamientos de 2023, año en el que llegó a los 96.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Wicho — 18 de Mayo de 2024

Toma elevada de la Starliner y su módulo de servicio durante su integración con el cohete que las va a lanzar
La Starliner y su módulo de servicio durante su integración con el cohete que las va a lanzar – NASA/Frank Michaux

Boeing y la NASA han anunciado que necesitan más tiempo para solucionar la fuga de helio detectada hace unos días en el módulo de servicio de la Starliner Calypso. Así que se aplaza de nuevo el lanzamiento de su primera misión. En esta ocasión hasta por lo menos las 21:09, hora peninsular española (UTC +2) del sábado 25 de mayo.

Estos días extra serán utilizados por los equipos para evaluar más a fondo una pequeña la fuga, localizada en una brida de uno de los propulsores del sistema de control de reacción. En principio la fuga es estable y no supondría un problema durante el vuelo. Además el resto del sistema de propulsión no presenta fugas. Pero Boeing quiere darse tiempo para desarrollar procedimientos que aseguren que el sistema mantiene las prestaciones y redundancia necesarias.

Diagrama de una Starliner
Diagrama de una Starliner. El módulo de servicio es el rotulado con una B – NASA

Una vez que los tengan la NASA y sus socios de la Estación Espacial Internacional (EEI) determinarán si les parecen adecuados y si autorizan el lanzamiento de la misión, conocida como Boeing Crew Flight Test (Vuelo tripulado de prueba de Boeing, Boe CFT, o CFT a secas). Su objetivo es hacer pasar una Starliner por todas las fases de una misión tripulada a la Estación Espacial Internacional (EEI) con la idea de certificarla para entrar en servicio. Aunque en lugar de una misión de seis meses será una misión de algo más de una semana.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Alvy — 17 de Mayo de 2024


Con destino a la Luna (Irving Pichel, 1950), conocida como precursora de Alien: el octavo pasajero

Tanto si te gustan las obras cinematográficas maestras de toda la vida como si eres más del cine de serie B cutre seguro que te apetece apuntarte esta lista de 3.000 películas que LearnOutLoud ha recopilado, llamada humildemente

En general son todos largometrajes hollywoodienses, con algún documental y película extranjera de vez en cuando. Se pueden ver gratis sin anuncios si tienes Youtube Premium, o con anuncios con la versión gratuita normal.

Cómo está creada esta colección de películas

Todas estas películas son –en principio– perfectamente «legales». Esto es a veces porque su copyright ha expirado, como muchas de las obras maestras del cine mundo, por ejemplo El hombre mosca (Newmeyer y Taylor, 1923) con Harold Lloyd. También puede ser por olvido, como le pasó a La noche de los muertos vivientes (George A. Romero, 1958) o porque sus propietarios han desaparecido del mapa, cosa que a veces sucede con las productoras antiguas que entran en quiebra. También algunas están online porque las televisiones o canales de TV de internet las han emitido y sus acuerdos incluyen conservarlas online públicamente. Esto quiere decir que es poco probable que desaparezcan de repente, lo cual es interesante de por sí.

Los creadores de la lista dicen que han intentado buscar siempre la versión de más calidad y más reciente de todas las que hay en YouTube, y se nota. Todas tienen una calidad de imagen más que decente y buen audio. Muchas tienen subtítulos y algunas incluso audio en varios idiomas, incluyendo castellano. Además no da la impresión de que sean versiones cutres que alguien anónimo sube en modo «pirata» y a los pocos días desaparecen. Eso sí: ya avisan que algunas no están disponibles por cuestiones regionales relacionadas con los derechos de distribución, y YouTube automáticamente las omite. [Nota: a mi solo me aparecen 682 vídeos desde España, pero usando una VPN desde otros países de Europa he podido acceder a 738, e incluso a 1.979 desde Estados Unidos, así que, ya sabes, YMMV.

Un catálogo amplio y variado de películas estupendas (y horribles)

Entre las pequeñas joyas que he visto echando un vistazo rápido hay muchas de las primeras películas de Alfred Hitchcock; obras geniales como Sabotaje (1936) o Alarma en el expreso (1938) y algunas otras de su etapa de debutante, cuando era menos conocido.

También hay casos raros, raros, de pelis recientes como El hombre que mató a don Quijote (Terry Gilliam, 2018) que no está muy claro qué pinta ahí –por lo de los copyright más que nada– aunque en este caso a mi me decepcionó un poco en cuanto a la historia, y eso que el prota es Adam Driver y hay actores españoles.

Además de esto están las curiosidades bizarrísimas como Pánico en el Transiberiano (Eugenio Martín, 1972) que tiene como atractivo a Cristopher Lee, Peter Cushing (¡y Telly Savallas!) como protagonistas. Esta película de terror se rodó en España, hay escenas en la Estación de las Delicias de Madrid decorada como si fuera rusa y con Navecerrada como montaña nevada de Siberia (!) Mi recuerdo personal de esta peli (que solo he podido volver a ver recientemente) es que me llevaron a verla a una sesión continua siendo muy pequeño –pero muy, muy pequeño–. Aunque no fuera el estreno sino una reposición imagino que tendría 6, 7 u 8 años… Definitivamente mala idea llevar a un niño tan pequeño a ver al «realista» y terrorífico monstruo de ojos rojos y a los personajes muertos y ensangrentados con ojos vidriosos porque les habían extraído la energía vital del cerebro (¡glups!) Recuerdo que fue la película que más pesadillas me produjo durante años.

Esta peli entraría sin duda en la lista de lo que yo llamo Las mejores películas malísimas –categoría: España– junto con otras cuantas que están en la lista de las 3.000… Así a ojo hay joyas del cine de serie B como Vampiros del espacio (a.k.a. Plan 9 del espacio exterior) (Ed Wood, 1957) o Con destino a la Luna (Robert Graves, 1950) que es genial y precursora ni más ni menos que de Alien Atención a la lista de personajes y cómo van siendo eliminados uno por uno, y a ese cohete vertical y claustrofóbico donde transcurre la acción. Eso sí, confieso que no he sido capaz de ver más de dos minutos de la versión turca de Star Wars, que también está.

Aparte de eso hay muchos largometrajes de Chaplin (Charlot), de Oliver y Hardy (El gordo y el Flaco), Buster Keaton… Y joyitas como Un muchacho y su perro (L.Q. Jones, 1975), precuela de todas las pelis y series post-apocalípticas estilo Mad Max, The Road o Fallout.

Así que si te has cansado ya del catálogo de Netflix y HBO, o te gusta rememorar pelis viejas o simplemente dormite oyendo algún clásico, aprovecha y dales una oportunidad, que están a un par de clics.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Alvy — 17 de Mayo de 2024

Andromeda Invaders recrea el más clásico de los videojuegos y entretiene (y vicia) un rato

Andromeda Invaders es un medio homenaje, medio recreación, medio experimento de programación que recrea el más clásico de los clásicos de los juegos de marcianitos: Space Invaders (1978). Eso sí, lo hace con algunas variantes como una mayor simplicidad y un incremento de dificultad que hacen que sea un poco más viciosillo si cabe que el original.

En esta versión moderna el láser no para de disparar, es decir, que no hay botón de disparo como tal. Y los ovnis no sólo atacan al jugador sino que además tienen cierta «resistencia» y hay que acertarlos tres veces para destruirlos. Esta especie de «vida» la indica el color de las naves invasoras, al igual que la del láser, que no desparecen si lo alcanzan sino que cambia de color también tres veces antes de ser destruido (se consiguen vidas extra cada 100 puntos).

La dificultad del juego aumenta con más ovnis invasores y más velocidad tras completar cada nivel. Según las instrucciones, disponibles junto con el código fuente de Andromeda Invaders hay unos 20 niveles hasta llegar a la velocidad máxima de los ovnis y de los láseres que disparan. De ahí al nivel 1.000 (que debe ser el último) no hay variación.

¡Suerte y al lío!

Relacionado:

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD